Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

martes, 25 de octubre de 2011

Últimos retoques a la gran rotonda de Curro

Los vehículos estrenan en breve los primeros carriles de la infraestructura
De la "agenda" depende ya la decisión de abrir al tráfico el macronudo de Curro de modo que ya está a punto de quedar atrás el suplicio que a diario sufren miles de conductores en el desvío puesto en marcha hace año y medio. Bien es cierto que al proyecto le queda más de un año de obras, pero el diseño básico ya se ha concluido y en los próximos días comienzan a funcionar los enlaces directos que beneficiarán a los coches que empaten autopista y autovía. El tráfico se aligera aunque por el momento solo puedan usarse dos de los cuatro carriles previstos en el nudo.

REDACCIÓN - O SALNÉS La unión temporal de empresas (UTE) formada por Copasa y Puentes y Calzadas apura en estos días los trabajos más vistosos del macronudo de Curro para que pueda entrar en funcionamiento cuanto antes, pero la fecha de apertura todavía no está marcada por la Xunta, debido quizás al período preelectoral del momento.

Con todo, la infraestructura comienza a tomar cara y a primera vista faltan algunos detalles y el pintado del asfalto.

En los últimos días se han colocado decenas de kilómetros de guardarraíles en las distintas vías, a la vez que ya están colocadas las nuevas señalizaciones que deberán atender los conductores cuando entre en funcionamiento esta primera fase de la obra, que culminará en algo más de un año.

Este meganudo, el más grande que se ha ejecutado nunca en Galicia, va a permeabilizar en breve los tráficos de la comarca, aunque de momento beneficia a los vehículos que discurran desde la autopista del Atlántico a la autovía de O Salnés, o viceversa, con un paso directo.

De momento, los vehículos todavía tendrán que circular por una vía convencional, es decir, por un carril en cada sentido de la marcha, pues hasta que culmine la obra no será efectivo el desdoblamiento de las calzadas.

Aún así, ya se concibe el paso de los vehículos de forma directa, con posibilidad de uso de casi los tres niveles en que se proyecta esta obra de ingeniería.

Además del enlace directo entre las dos vías de alta capacidad, los vehículos estrenarán también en breve plazo la glorieta de distribución que ya se ha culminado y que permite los accesos a los distintos ejes tanto primarios como secundarios.

Los más de 20.000 vehículos que a diario utilizan esta vía verán agilizado el paso por esta zona, al desaparecer el desvío que la empresa hubo de construir para suplir el corte de la carretera PO–531, y que en los primeros días significó un verdadero laberinto para cientos de usuarios.

La apertura de la glorieta y los enlaces nuevos mejorará la circulación en este entorno, pues los conductores se van a encontrar con unas vías mucho más ordenadas y también mejor señalizadas.

El desvío existente en la actualidad es mucho más confuso pues los coches se ven en la necesidad de hacer giros contranatura, pues solo se empleaba el trazado de media isleta.
Pese a que se incumplía el orden natural de la circulación, también es destacable el hecho de que los conductores circulan con mucha mayor moderación por la vía, lo que significó que apenas se registraron algunos leves choques pero ningún accidente significativo, a pesar de que existen al menos dos giros bruscos de 90 a 180 grados.

La instalación de los guardarraíles y la señalización se complementa también con la construcción in situ de las medianas de hormigón, una labor que resulta casi tan espectacular como cuando se ejecutaron los tres viaductos principales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario