Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

sábado, 7 de junio de 2014

Un Alfonsín de Porráns: La discreta sombra del heredero


Con un currículo ejemplar, fue el director general más joven en el Gobierno

Un gallego en la corte de Felipe VI. Tras casi veinte años a la sombra del príncipe, la inminente proclamación de Felipe de Borbón como rey de España ha hecho que todos los focos se posen sobre su principal colaborador en palacio, Jaime Alfonsín. Focos de los que ha huido en todos estos años en los que se ha esforzado por permanecer en un discreto segundo plano, para evitar cualquier traspiés que pudiera perjudicar de forma indirecta al heredero.
Hijo de un inspector de Hacienda y de una farmacéutica, Jaime Alfonsín Alfonso nació en 1956 en Lugo, de donde era su familia materna -conocida en la ciudad de las murallas porque un hermano de su abuela, Emilio Alfonso, era un médico muy afamado-, aunque toda su vida se ha desarrollado en Madrid. De hecho, familiares lejanos consultados por este periódico no tenían constancia de que hubiera nacido en Lugo, como certifica la biografía oficial colgada en la web de la Casa Real.
ADVERTISEMENT
Aunque su día a día transcurría en Madrid, donde realizó sus estudios universitarios y ha desarrollado su carrera profesional, Alfonsín ha mantenido su vínculo con Galicia, especialmente con Pontevedra, donde veranea desde que era un niño, y en donde todavía tiene familia. Pese a que sus padres ya han fallecido -están enterrados en la parroquia de Porráns (Barro), de donde era originario su progenitor-, sigue viniendo todos los años a Sanxenxo.
Brillante y humilde
Amigos de la adolescencia destacan de él que es un «muy buen amigo, pero sobre todo un tipo humilde», que no presumía nunca de sus logros pese a la brillantez que le llevó a acabar la carrera de Derecho con el premio extraordinario de su promoción y a convertirse en el director general más joven en el Gobierno español a los 26 años.
«Cuando te presentaba a sus padres siempre te ponía por las nubes, y valoraba mucho cualquier cosa que hicieses», explican esas fuentes, que subrayan que, en el aspecto lúdico, era un gran jugador de tenis que ganó con solo 17 años uno de los primeros torneos que se celebraron en el Casino de Pontevedra, ciudad en la que cada año acudía al baile de la Peregrina, puesta de largo de las adolescentes locales, aunque también frecuentaba con su pandilla las verbenas populares.
Alfonsín, casado y con dos hijas, tiene dos hermanas, Isabel y Cristina. Esta última es farmacéutica como su madre y a su nombre figura una céntrica botica en Madrid, al lado de la Plaza Mayor, donde ayer recibieron más de una llamada interesándose por el perfil de quien parece llamado a ocupar un puesto destacado a la sombra del futuro rey. Pero la discreción parece que viene de familia...

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/espana/2014/06/05/discreta-sombra-heredero/0003_201406G5P6992.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario