Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

jueves, 24 de julio de 2014

El empresariado pide la gratuidad de la AP-9 para ´unir el Puerto con el polígono de Barro´



Aempe aboga por implantar un polo económico desde Marín a O Salnés que incluye el suelo empresarial de Sanxenxo, O Campiño y A Reigosa para atraer mercancías y clientes


Crear un amplio polo empresarial y económico, comunicado con una vía gratuita de alta capacidad, desde el Puerto de Marín hasta el polígono de Barro-Meis, que incluya también los parques de O Campiño y A Reigosa y incluso el de Nantes, en Sanxenxo, y permita atraer nuevas actividades. Este es el objetivo básico de la propuesta que acaba de lanzar la asociación de empresarios de Pontevedra, Aempe, de liberar de peaje los 10 kilómetros de la AP-9 entre Pontevedra y Barro, un tramo que cuesta actualmente 2,85 euros para los vehículos pesados, que "es excesiva, dificulta la conexión entre los polígonos" y se convierte en un elemento disuasorio para la ocupación del parque de Barro-Meis, ahora "infrautilizado". Así lo explicó ayer el presidente de Aempe, José María Corujo, que el pasado martes veía como todos los miembros del Consello Económico y Social (CES) de Pontevedra apoyaban unánimemente esta propuesta.
La asociación empresarial presentó en el CES un informe sobre las ventajas de la ubicación del polígono que promovió en su día la Diputación, ya que se encuentra a "36 kilómetros del aeropuerto de Peinador y 50 de Lavacolla, a 17 del Puerto de Marín, 15 del de Vilagarcía y a 38 del conjunto industrial de Vigo", además de emplazarse en pleno eje A Coruña-Lisboa y con "acceso a vías de gran capacidad como la AP-9 y la autovía de O Salnés". Sin embargo, choca con la desventaja de que para acceder desde todo el sur de la provincia a ese emplazamiento hay que utilizar la autopista de peaje, ya que la alternativa es la saturada carretera de Vilagarcía, la PO-531. Según sus datos, el recinto cuenta con 77 parcelas, de las que tres son de más de 7.000 metros cuadrados y ocho se sitúan entre los 5.000 y los 7.000. El resto oscila entre 1.500 y 5.000 metros.
"No sería gravoso"
José María Corujo insiste en que la AP-9 "es muy cara", por lo que emplaza a las administraciones a buscar fórmulas para liberar ese tramo de 10 kilómetros, al tiempo que destaca que "favorecería a un área muy importante con una solución muy simple, que no es descabellada y que no sería gravosa para Audasa -la concesionaria de la Autopista- porque al atraer más tráfico entre Pontevedra y Curro, con toda seguridad los demás tramos, con peaje, recibirán también más circulación". Aempe pone el ejemplo de Rande y O Morrazo, que disfruta de un recorrido libre de peaje desde hace ocho años, así como los acuerdos entre Fomento y Audasa para aplicar rebajas en el recorrido Pontevedra-Vigo. Incluso se hace referencia a las últimas quejas de la Xunta contra la concesionaria, a la que culpa de los atascos en las estaciones de peaje, con la recomendación a los usuarios para que formulen reclamaciones al respecto.
Suelo para el Puerto
Para la asociación local de empresarios, el polígono de Barro-Meis se puede convertir en una buena alternativa como posible "plataforma logística" para el Puerto de Marín , pese a carecer de conexión ferroviaria directa, que dé respuesta a los problemas de espacio que padece el recinto portuario y más si finalmente se ejecuta la sentencia que obliga a demoler 300.000 metros cuadrados de rellenos declarados ilegales. Corujo insiste en que el peaje de 2,85 euros para los camiones es un obstáculo para ese desarrollo y recuerda que el tiempo máximo de conexión entre Marín y Barro-Meis "es de unos 20 minutos y eso es muy importante".
El Consello Económico y Social de Pontevedra, del que forman parte instituciones como el Concello y la Universidad, los empresarios, los sindicatos y otros colectivos sociales, ha mostrado su pleno apoyo a la propuesta de Aempe para que se revitalice el polígono de Barro, pero al mismo tiempo, se consiga atraer a Pontevedra a clientes potenciales de O Salnés y Sanxenxo, que ahora "son reacios a causa del peaje". La idea es conseguir que todo el entramado formado por Marín, Pontevedra y O Salnés se considere un continuo urbano vertebrado por la autopista, de modo que este vial, gratuito, una el Puerto y los polos empresariales ya asentados como O Campiño-A Reigosa, con otros que disponen de espacio más que suficiente, pero con la barrera del peaje, como es el caso de Curro y Nantes.
La liberalización del peaje entre Pontevedra y Curro ha sido planteada en varias ocasiones en los últimos años. De hecho, hace unas semanas fue puesta de nuevo sobre la mesa por los vecinos de la carretera PO-531, una vez que se ha constatado que la "humanización" de este vial por parte de la Xunta vuelve a quedar paralizado y la única obra en ella es la de asfaltado parcial, ya en ejecución desde principios del verano. Además, el proyecto del Ministerio de Fomento para ejecutar la A-57 desde el entorno de Vigo hasta el nudo de Curro apenas ha registrado avances en los últimos años salvo el tramo específico de la circunvalación de Pontevedra. Además, este sector más avanzado no estaría en servicio antes de 2018 en el mejor de los casos, de ahí que el horizonte para prolongar esta futura autovía desde Pontevedra hasta Curro para que sirva de alternativa gratuita a la AP-9 se presenta con un horizonte a muy largo plazo, de una década al menos.

http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2014/07/24/empresariado-pide-gratuidad-ap-9/1063602.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario