Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Los últimos siniestros en la PO-531 en Curro obligan a rebajar los límites de velocidad

La Xunta de Galicia se ha visto obligada a actuar de urgencia para poner coto a los reiterados accidentes que se estaban produciendo en las últimas semanas en la PO-531 (el vial entre Pontevedra y Vilagarcía) especialmente a su paso por el municipio de Curro. Una de las soluciones por las que ha optado la administración autonómica, titular de este vial, ha sido rebajar los límites de velocidad, especialmente en el tramo más conflictivo que es el que discurre entre la estación de la ITV en Barro y la gasolinera de Curro.
Allí existe una zona de doble carril en sentido hacia Vilagarcía en la que hasta ahora los vehículos podían circular a una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora (hasta hace poco el límite era incluso de 90, pero hace muy poco que ya se habían reordenado todos los límites en esta carretera). Con los nuevos cambios, en este tramo ahora la velocidad máxima será de 70 kilómetros por hora.

Accidentes graves
Cabe recordar que es en este trecho donde se produjeron los últimos accidentes de mayor gravedad, concretamente una colisión entre dos vehículos y una mujer que tuvo que ser rescatada tras caer por un terraplén. También son recientes siniestros en los que un vehículo acabó empotrado contra un árbol de la gasolinera y otro coche se cayó también por ese mismo desnivel. 
Después de instalar unas nuevas barreras de protección en el terraplén, la Xunta decidió rebajar los límites de velocidad en toda esta zona. Asimismo, se analizó el estado de la capa de rodadura de la carretera en este punto pero los resultados indicaban que no presentaba carencias graves. De hecho, este vial fue objeto de un reasfaltado casi integral el pasado verano.
Con todo, los operarios continuaban ayer realizando labores de mantenimiento en este trecho relacionadas con la señalización en los carriles de incorporación de los distintos cruces.
Las mejoras incluyen también nueva señalización del tramo indicando su peligrosidad y la de sus curvas. Mientras no se procedió a su instalación, se colocó en la zona una señal de obra que indicaba que se trata de una zona de piso resbaladizo cuando la lluvia es intensa.
La reordenación de los límites de velocidad en la PO-531 no afecta tan solo a este punto de la gasolinera de Barro. En el tramo que discurre hasta la rotonda pequeña de Curro la velocidad máxima permitida pasó de los 70 kilómetros por hora que estaba permitida anteriormente a una máxima de 80 kilómetros por hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario