Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

jueves, 14 de mayo de 2015

El accidente de avioneta cerca de la AP-9, con 4 heridos, se debió a un despiste

 La investigación del siniestro ocurrido en octubre en Barro concluye que el piloto voló con el depósito derecho hasta agotarlo y el motor se paró antes de seleccionar el izquierdo

«El 26 de octubre de 2014 la avioneta Piper PA-28 con matrícula EC-FRL despegó del aeropuerto de Vigo a las 11.24 horas para realizar un vuelo local sobre las rías de Vigo y Pontevedra. Cuando se encontraba sobrevolando el término municipal de Barro, el motor se detuvo y el piloto realizó un aterrizaje de emergencia, a consecuencia del cual, él y los otros tres pasajeros resultaron heridos de gravedad. La aeronave sufrió importantes daños estructurales, sin llegar a incendiarse».
Así literalmente describe los hechos el informe técnico oficial del Ministerio de Fomento que se ha hecho público, y que también determina que la causa de que se apagase el motor en vuelo fue la falta de gasolina, por haber volado siempre con el depósito derecho hasta agotarlo, olvidando seleccionar el tanque izquierdo de combustible, en el que había unos 53 litros disponibles.
El informe dice textualmente en el capítulo de constataciones: «El volumen de combustible encontrado en el depósito derecho era inferior al mínimo utilizable». «La aeronave realizó el vuelo con la llave selectora de combustible en la posición de depósito derecho». «La causa del accidente fue la incorrecta gestión de combustible durante el vuelo, que condujo al agotamiento del combustible del depósito con que se alimentaba el motor y que produjo su parada».
Los aviones ligeros, generalmente llamados avionetas, tienen un tanque de combustible en cada ala. En algunas marcas se puede colocar el selector de combustible en «ambos» depósitos o en uno de ellos. Pero otros fabricantes solo permiten que el motor consuma de uno u otro tanque, pero no de los dos a la vez, como era el caso de la Piper accidentada en octubre pasado en Barro. Tanto una versión como la otra tienen ventajas e inconvenientes, pero en los aviones en que no se puede volar con ambos depósitos conectados, el piloto debe estar pendiente de la capacidad del tanque que está siendo utilizado, para cambiar al otro antes de que se acabe. Según el informe oficial de Fomento esto es lo que ocurrió y lo que motivó el siniestro.
Cada depósito tiene un marcador independiente en el cuadro de instrumentos en el que se observa la cantidad de combustible que queda en cada uno.
El piloto declaró en su día, tal como recoge el informe, que cuando se le apagó el motor en pleno vuelo se dio cuenta y cambió la palanca selectora para el depósito izquierdo y a continuación activó el arranque, pero el motor no se puso en marcha. El informe dice textualmente que «esta circunstancia seguramente se debió a no haber completado correctamente el procedimiento de pérdida de potencia del motor, ya que el motor funcionaba correctamente antes de la parada».
Los técnicos de Fomento concluyeron que el motor llegó parado al suelo, porque solo la pala inferior de la hélice se dañó, quedando las otras dos intactas. Además, el depósito izquierdo contenía un volumen suficiente para completar el vuelo previsto, unos 53 litros, «y no se ha encontrado ninguna otra evidencia [más que la del combustible] que explique la parada del motor». El avión consumió unos 23 litros en 36 minutos encendido.

Un aterrizaje profesional que evitó que hubiese muertos

La comisión de investigación explica que la avioneta tenía sus certificados de vuelo en vigor y acababa de pasar una revisión. El piloto acumulaba 492 horas de vuelo, con su licencia y su certificado médico en vigor.
Por lo demás, el informe determina que según los datos del radar, el avión se encontraba a 368 metros de altura sobre el terreno cuando se apagó el motor, y que el piloto intentó hacer la maniobra de encendido y cambiar la palanca, aunque no le dio tiempo y el avión llegó muy pronto a tierra y con mucha velocidad. Tras un primer impacto con las ruedas, que hizo un efecto trampolín, el avió salió volando sobre la autovía y la pericia del piloto evitó chocar contra unos árboles que había al otro lado. Esto sirvió para que, a pesar de la violencia del impacto, no falleciese ninguno de los cuatro ocupantes, que resultaron solo con heridas de diversa gravedad.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2015/05/14/accidente-avioneta-cerca-ap-9-4-heridos-debio-despiste/0003_201505G14P14991.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario