Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

domingo, 31 de mayo de 2015

Fomento ampliará el nudo de la AP-9 en Vilaboa y abrirá una conexión directa con la circunvalación

El nudo actual solo permite el acceso a la AP-9 hacia Pontevedra, por lo que se habilitará un nuevo ramal, con su propia estación de peaje, en dirección a Vigo -El proyecto afecta a más de 100.000 metros cuadrados de terreno



El Ministerio de Fomento ha iniciado los trámites para acometer el segundo gran proyecto de remodelación de la Autopista del Atlántico en la comarca vinculado al acuerdo firmado con la concesionaria Audasa para ampliar la capacidad del puente de Rande. Se desde hace meses trabaja en un plan de seis millones de euros para reordenar por completo el nudo Norte de Pontevedra, junto al parque de Bomberos, el departamento que dirige Ana Pastor acaba de presentar una propuesta, que supera los cuatro millones de euros, para permitir todas las conexiones de tráfico en el enlace de la AP-9 en Figueirido (Vilaboa), con el añadido de que este futuro enlace permitirá también establecer una conexión directa entre la futura autovía A-57 (circunvalación de Pontevedra) con la propia autopista.
Los documentos de evaluación ambiental de este proyecto ya se han elaborado y se encuentran en fase de consultas públicas. En ellos se detalla que las obras ocuparán algo más de 100.000 metros cuadrados tanto en el tronco de la AP-9 como en los enlaces ahora existentes, al borde de la N-550 en Figueirido. Con un presupuesto mínimo de 4.250.000 euros, se destaca que su ejecución forma parte del protocolo de colaboración firmado entre Audasa y Fomento en diciembre de 2012, y su objeto es permitir no solo las conexiones hacia Pontevedra, la única existente en la actualidad, sino también permitir a los usuarios tomar en ese punto la autopista en dirección a Vigo. Para ello incluso se habilitará una explanada para su propia estación de peaje.
Ramal con la A-57
Pero al margen de esta remodelación, que se plantea para el punto kilométrico 137,9, la documentación recuerda que ya está en marcha, a punto de ser adjudicado, el tramo Vilaboa A Ermida de la A-57, un proyecto que incluye un ramal propio de 1,8 kilómetros de conexión de esa futura autovía con la N-550. Este diseño inicial será adaptado para incorporar ahora esta nueva remodelación. De este modo, será posible acceder de la AP-9 a la A-57 y viceversa de forma directa.
Fomento recuerda que "el tramo de la autopista Pontevedra -Vigo se puso en servicio en el año 1979. En esta fase se ejecutó el enlace de Figueirido, que conecta la AP-9 con la carretera nacional N-550 en Vilaboa, un enlace direccional que solo permite los movimientos entre la N-550 hacia Pontevedra y viceversa. Los ramales de este enlace se concentran en un punto al oeste de la carretera N-550 y a partir de dicho punto se construyó un enlace con la carretera N-550 de tipo trompeta. Otra característica que presenta el enlace es que entre el espacio que genera los dos ramales se localiza el área de mantenimiento de la zona sur de AP-9".
Añade que "la solución adoptada, de acuerdo con las indicaciones de la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento, es la remodelación del enlace que contemple todos los movimientos, generando para ello dos nuevos ramales que en la actualidad no dispone. Con la remodelación se ven afectados además de los propios ramales del enlace, algunos de los elementos de control del tráfico que existen en la actualidad como son el toma ticket de Figueirido". Con la ejecución de esta obra se "pretende conseguir la ampliación de funcionalidad del enlace existente y el aumento de su capacidad". Para ello, se apuesta por "aprovechar, en la mayor medida de lo posible, las infraestructuras existentes, como modo de aminorar las afecciones y hacer más eficiente la inversión". El diseño seleccionado consiste "en la implantación de un enlace de tipología de trompeta, en la que todos los ramales se concentran en un punto, antes de la glorieta oeste del enlace de la N-550. Se aprovecha esta zona de unión de los ramales para habilitar un área de peaje de enlace, que controle los tráficos que entren y salgan por el enlace de Figueirido".
Este diseño afectará parcialmente al entramado viario y de rotondas que el Ministerio de Fomento había diseñado para enlazar la futura A-57 con la carretera de Vigo en Vilaboa, justo frente a la estación de peaje donde ahora se quiere actuar. Aquel proyecto original había levantado molestar vecinal en el municipio por afectar a viviendas de O Toural y Casfalcón, entre otros lugares, toda vez que además de la propia conexión con la N-550 es preciso crear un ramal de 1,8 kilómetros desde la A-57 hasta la AP-9.
Recurso
Este proyecto de Fomento se expone al público en vísperas de que se adjudique el primer tramo de la A-57, justo desde este lugar hasta la parroquia de Marcón, en Pontevedra, y a la espera, además, de que la Audiencia Nacional se pronuncia sobre la petición de la plataforma Salvemos Pontevedra de paralizar cautelarmente esa obra. Por otra parte, se suma al otro gran plan de reforma de la AP-9 en la comarca pactado por Fomento y Audasa. Se trata de la remodelación del nudo de Bomberos, que se pretende licitar en "cuestión de semanas", según fuentes cercanas a la propuesta.
Este proyecto aprovecha el puente das Correntes para establecer una conexión directa desde el viaducto a la autopista, pero no solo pretende reordenar por completo el sistema de entradas y salidas de la AP-9 sino que implicará una notable transformación del tránsito rodado y peatonal a orillas del río Lérez. El diseño elaborado por Audasa establece la ampliación de la actual avenida de Domingo Fontán de dos a cuatro carriles en el tramo entre el puente das Correntes y el parque de Bomberos y diseña una senda peatonal de 276 metros entre esos dos mismos puntos. Cuenta con un presupuesto de licitación de 6.220.878,38 euros, a los que se suman 27.251 más de vigilancia ambiental y 18.854,30 euros para expropiar 197 metros cuadrados dentro del actual parque de Bomberos.
Según detallan Fomento y Audasa en la documentación técnica que acompaña a este diseño, el nudo Norte de la AP-9 presenta diversas deficiencias que es preciso resolver. Así, se admite que "en la actualidad son frecuentes las retenciones en el enlace, llegando a colapsar de forma ocasional el tronco de la autopista disminuyendo el nivel de servicio". La puesta en servicio del puente das Correntes se considera la oportunidad idónea para resolver el problema mediante una remodelación de la zona "que combina el actual enlace con el nuevo vial de entrada en la ciudad a través del nuevo puente".
Pero si se quiere ampliar el asfalta a orillas del Lérez, se reduce en la zona más próxima a la PO-531, de donde parten y a donde llegan ahora las entradas y salidas de la AP-9. Así, el ministerio reconoce que "por esta intersección está obligado a pasar todo el tráfico que entra y sale de la autopista y presenta, a pesar de tener un carril a distinto nivel, una dificultad para el tránsito de los vehículos, al perder fluidez de tráfico a su paso". Esta conexión se demolerá y se desviará la circulación hacia el eje puente das Correntes-parque de Bomberos, de modo que, "con el nuevo trazado de los ramales es necesario ampliar" la calle Domingo Fontán, "pasando de dos a cuatro carriles".

http://suscriptor.farodevigo.es/portada-pontevedra/2015/05/31/fomento-ampliara-nudo-ap-9/1250910.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario