Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

sábado, 20 de junio de 2015

Los fundadores son ya un símbolo de la defensa de la Festa do Viño



Barro estalló ayer en fiestas después de que los pioneros de la feria del vino, Manolo García y Valentín Buceta, cortaran la cinta inaugural de la fiesta, decretando de forma oficial la apertura de las casetas en las que turistas y vecinos degustan ya las diferentes variedades de vino que se reúnen en el Pazo da Crega.
Antes de dar paso a la primera degustación de los caldos barrenses, y bajo la atenta mirada de decenas de personas, el actor Miro Magariños pronunció un alentador pregón en el que no faltaron alabanzas y loas no solo a la calidad de las uvas que se cosechan en los viñedos del municipio, sino a la labor de los trabajadores y humildes colleiteiros particulares que cuidan sus cepas desde hace décadas produciendo un vino que cada año se supera en calidad y sabor.
También el alcalde Fernández Abraldes pronunció unas palabras con las que quiso ensalzar la labor que durante siete años desempeñaron Manolo y Valentín, que sirvió para consolidar la fiesta de Barro como una de las más visitadas y conocidas de la comarca. «Todo el mundo sabe ya que después de la fiesta del vino de Barrantes viene la de Barro y después, en agosto, la del albariño de Cambados», sostiene el regidor nacionalista. En su discurso quiso dejar claro que el protagonismo de los próximos festejos recaerá en los agricultores privados devolviendo el carácter rústico y familiar que caracterizó al evento durante sus primeros años de vida.
Publicidad
Los protagonistas del día, que fueron Manolo y Valentín, se mostraron «moi contentos» por recibir la invitación del concello y admiten que no tenían ningún discurso preparado para inaugurar la fiesta.
Tras la ceremonia, y con la música de fondo de los cantantes de la orquesta Los Satélites y Royal, las casetas en las que además de vino se vendían platos típicos de la gastronomía gallega como empanada, pulpo o mejillones al vapor; se fueron llenando de gente ansiosa por probar las variadas clases de vino que tanto cosecheros particulares como bodegas ponían al alcance de los clientes a precios populares que oscilaban entre los 2 y 6 euros en función del tipo de consumición. No solo se vendían copas, tanto empresas como productores privados aprovecharon el evento para vender sus productos, a través de botellas individuales o estuches e intentar fidelizar al mayor número posible de compradores.
En las casetas se reunieron un total de diez bodegas que ofrecen una veintena de variedades entre las que se puede encontrar el tinto caíño. Por su parte, el medio centenar de colleiteiros ofrecen vinos blanco y tinto país, albariño y caíño.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/2015/06/20/fundadores-simbolo-defensa-vino-barro/0003_201506P20C7991.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario