Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

lunes, 24 de agosto de 2015

Medio Ambiente demora desde hace dos años sus informes sobre la prolongación de la A-57 a Curro


A la espera de la Declaración de Impacto Ambiental para vertebrar la provincia

Con el primer tramo de la circunvalación ya adjudicado y en plenas obras el peaje de la AP-9 en Barro, Fomento ha sido requerido al menos en dos ocasiones a aportar "documentación complementaria" de un vial de 10 kilómetros


El Ministerio de Fomento apura los plazos para comenzar, tras años de espera, el primer tramo de la circunvalación, seis kilómetros entre Vilaboa y A Ermida (Marcón), adjudicado a la empresa San José por unos 60 millones de euros. Pero el resto de tramos de esta vía de alta capacidad para rodear Pontevedra por el exterior (A Ermida-Pilarteiros y Pilarteiros-Curro) todavía no tiene visos de salir adelante a corto plazo, en especial el segundo, una autovía de 10 kilómetros que daría una salida definitiva al tráfico de paso, al conectar con la AP-9 en el macronudo de Curro.
Se da la circunstancia de que la empresa Audasa, concesionaria de la autopista, trabaja en la actualidad en mejorar y ampliar la capacidad del nudo de Curro, con un tercer carril de acceso desde Santiago y una ampliación de la playa de cabinas, todo ello por exigencias de Fomento para evitar los colapsos de anteriores veranos con motivo del regreso de las playas por la autovía do Salnés.
Con la conexión por el Sur ya diseñada mediante un ramal en Figueirido que conectará la A-57 (bautizada recientemente como Autovía del Atlántico) con la autopista en el futuro enlace de Vilaboa, la prolongación hacia el Norte parece haber chocado con el Ministerio de Medio Ambiente, que desde hace dos años demora sus informes al respecto. Fomento expuso al público en marzo de 2013 el estudio informativo de un vial de 10 kilómetros entre Xeve y Barro.
Tres meses después toda la documentación entraba en Medio Ambiente para superar la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). Incluso llegaron a solicitarse, y recibirse, las consultas previas, pero el asunto permanece estancado. De hecho, al menos en dos ocasiones el departamento que dirige Ana Pastor ha sido requerida por el otro ministerio para aportar "documentación complementaria". La primera vez fue en octubre de 2014, que se contestó en enero siguiente, pero en marzo de este año volvió a repetirse la petición, aún pendiente de respuesta, según los datos que ofrece Medio Ambiente. Sin esa DIA, Fomento no puede seguir tramitando un proyecto que en su día, el propio ministerio calificó como "un elemento dinamizador de la economía del entorno, en cuanto repercute de forma positiva en el desarrollo de nuevas actividades económicas y niveles de empleo". Incluso decía que "podrá servir el desarrollo económico de la zona interior de la comarca y contribuirá a paliar el retraso que esta zona ha arrastrado históricamente con respecto a la zona costera del entorno de Pontevedra". Pese a esa "necesidad", la prolongación de la A-57 hasta Curro permanece atascada en la evaluación ambiental.
Diseño elegido en 2013
Según el diseño elaborado en su día por Fomento, se trata de un vial de alta capacidad de 10,22 kilómetros de longitud y un presupuesto total de 110.259.133 euros, el más barato de todas los posibles trazados analizados en el estudio informativo. Aquel documento analizaba una treintena de alternativas, entre los 9,3 y los 13 kilómetros, si bien en la fase preliminar ya se desestimó la mitad de ellos y finalmente se sometieron al criterio público cinco opciones, todas ellas con un arranque común. La opción recomendada nace en la carretera PO-223 a la altura del lugar de Pilarteiros (parroquia de San Andrés de Xeve) "en el enlace previsto con la citada carretera en el proyecto de construcción de la autovía A-57, tramo A Ermida-Pilarteiros, y como prolongación del trazado del tronco de autovía en dicho tramo". Explica que desde este punto, la futura autovía "discurre en paralelo al cauce del río Verducido y la carretera autonómica PO-224 hasta el kilómetro 1,5, donde comienza a girar hacia el Oeste y cruza el río Verducido".
A continuación "penetra en la parroquia de Verducido bordeando su parte Sur sin afectar a los núcleos de población". Ya en Cerponzóns, "el trazado vuelve a girar hacia el Oeste para cruzar el valle del Rons. Una vez salvado este cauce, el trazado se dispone de manera paralela a la N-550, atravesando el límite que separa los términos municipales de Pontevedra y Barro".
En este punto se diseña un enlace de conexión con la N-550, que permitirá todos los movimientos posibles. Pasado este enlace, el trazado desciende "por la ladera del paraje denominado A Barbeita, vuelve a girar el trazado hacia el Oeste y cruza bajo la N-550 en el kilómetro 7 aproximadamente, bordeando por el norte el núcleo de San Amaro (parroquia de Portela), a más de 300 metros de distancia".
Con un viaducto de 440 metros cruza el arroyo de San Amaro, el Camino de Santiago y el nuevo trazado del AVE y 600 metros más adelante lo hace sobre la AP-9. Desde la autopista continua su trazado en dirección Oeste para finalizar en el macronudo de Curro.

http://suscriptor.farodevigo.es/portada-pontevedra/2015/08/24/medio-ambiente-demora-anos-informes/1301465.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario