Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

jueves, 17 de septiembre de 2015

Una grieta obliga a sustituir la campana bicentenaria de la iglesia de Perdecanai


La comuneros encargaron una nueva a una fundición de Arcos da Condesa
 
La parroquia de Perdecanai, en Barro, perdió el pasado sábado a su vecina más veterana. La campana de la iglesia. Desde lo alto del campanario este querido timbre fue testigo privilegiado de todos los acontecimientos de la localidad desde principios del siglo XIX. Es por ello que los feligreses decidieron exponerla en el interior del templo como símbolo de la historia local.
Una grieta que afectaba a la sonoridad de la campana motivó una jubilación más que merecida después de superar los doscientos años de servicio. Un listón que los comuneros esperan superar con la nueva campana que ya luce en lo alto de la iglesia y que fue encargada a la histórica familia de fundidores de Arcos da Condesa, la familia Ocampo, que ya en 1803 entregó a Perdecanai el objeto que el sábado dio su último tañido.
Aunque no llegaron a bautizarla como a las campanas de la catedral parisina de Notre Damme o el londinense Big Ben, en Perdecanai sienten un gran cariño por esta campana y los vecinos tienen prevista una amplia agenda de actos culturales para el próximo mes dedicada a este bronceado timbre de 400 kilos de peso y un diámetro de 1,90 metros.
Publicidad
El templo acogerá una conferencia a cargo del experto en campanas Celso García, autor del libro «As campás galegas»; el grupo Os Chichisos grabarán los sonidos de esta nueva campana para incorporarlos a su proyecto de biblioteca sonora de Galicia, el músico Adrián Silva Magdaleno dirigirá un concierto de cámara y, finalmente, se oficiará una misa en honor de todos los vecinos fallecidos de la parroquia desde el año 1803.
Además de acompañar durante los dos últimos siglos eventos vecinales como fiestas parroquiales, misas o funerales, esta campana tenía la misión de alertar a todos los vecinos sobre cualquier tipo de alarma, ya fueran incendios forestales o ataques de depredadores al ganado. Su tañido era tan poderoso que se oía en toda la parroquia, llegando incluso a localidades limítrofes como Agudelo o Barro.
Fue precisamente una anomalía en su tañido la que delató sus graves problemas de salud. Una pequeña grieta en uno de sus laterales le provocó una afonía irreparable que, de no haber sido retirada a tiempo, podría acabar resquebrajando la estructura y provocando su caída desde el campanario. Hace treinta años que se descubrieron estos síntomas y se cree que pueden deberse a una intervención de mantenimiento en la campana a la que se le insertaron unas varas de hierro como refuerzo y que podrían haber motivado la aparición de la fisura. Algo a lo que ha ayudado también las variaciones de temperaturas a las que está expuesta.
La decisión de invertir en una nueva campana fue tomada por todos los miembros de la comunidad de montes que preside Gerino Calvo. Una inversión que rondó los 10.000 euros, pero podrían haberse ahorrado 3.000 euros si «llegáramos a entregar la campana para fundir, pero los comuneros decidimos mantenerla y exponerla», matiza el mandatario. «Forma parte de nuestra historia», afirma Gerino Calvo, pues esculpido en el bronce de la vetusta campana todavía puede leerse el año de fundición de la misma, 1803, y el nombre del abad que dirigía la parroquia, Ramón Antonio Torrado. Los comuneros tienen previsto colocar una placa en la iglesia que recoja algunos datos históricos relacionados con este monumento.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/2015/09/17/grieta-obliga-sustituir-campana-bicentenaria-iglesia-perdecanai/0003_201509P17C7991.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario