Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

jueves, 8 de octubre de 2015

Barro prevé la colocación de diez puntos de compostaje colectivo para los vecinos


El Concello de Barro será pionero en la provincia en instalar los composteros comunitarios. El alcalde, Xosé Manuel Fernández Abraldes, anunciaba ayer los primeros pasos para convertir en realidad una de las propuestas estrella por parte del gobierno de la Diputación con el objetivo de reducir los costes económicos de la recogida de basura, así como para mejoras ecológicas. La propuesta será antes consensuada con los vecinos y en el primer año estaría a prueba un servicio que aspira a la autosuficiencia ya que proveería a los usuarios de abono gratis para las fincas, mientras que el sobrante podría venderse a particulares.
Abraldes anunciaba esta medida para paliar una de "las preocupación" del gobierno local como es el tratamiento y recogida de basura tanto "desde el punto de vista económico como ecológico". "Económicamente supone una carga importante para el Concello porque se tienen que hacer muchos kilómetros para realizar la recogida por todas las parroquias, pero también está el canon de Sogama, que supone un gasto aproximado a los 100.000 euros anuales por lo que realizar todo el ahorro posible se repercutiría favorablemente en las cuentas municipales y los vecinos", señalaba el alcalde, que se refería a que ecológicamente, también fomentar la mejor separación también "sería muy positivo". En este punto de vista, destaca el reciente aumento de contenedores para el papel y cartón, envases, vidrio y aceite instalado recientemente en el municipio.
La propuesta para reducir la basura orgánica parte de la propuesta del teniente alcalde, José Sanmartín, que participó en las jornadas de septiembre organizadas por la Diputación, que incluyó visitas a diversas plantas de reciclaje y de propuestas, como el de composteros colectivos que están en marcha, para reducir la basura en Navarra. Desde el gobierno provincial, el vicepresidente y encargado de Medio Ambiente de la Diputación, César Mosquera, se reunió durante el mes de agosto con los municipios de la provincia para tratar, entre otros asuntos, la necesidad de reducir los residuos y debido a la obligación de los concellos de cumplir con el objetivo europeo de reciclar o reutilizar la mitad de los residuos generados antes de 2020, norma que de no cumplirse repercutiría en fuertes sanciones económicas.
Colectores en 300 metros
Por el momento el Concello quiere testar la predisposición vecinal para instalar los composteros colectivos, por lo que anuncian reuniones con los posibles usuarios para ver la disposición a utilizarlos. Desde el gobierno local estiman en que por cada compostadora sería necesario un mínimo de 80 vecinos y un máximo de 350. Otro de los criterios que manejan los técnicos para su instalación es que estén todos los usuarios en un radio máximo de 300 metros de la planta, para evitar que se realicen grandes transportes de la materia orgánica, incluyendo también los restos agrícolas. Así, en el Concello ya contemplan 10 posibles puntos de instalación, debido a la diseminación de la población del municipio, con composteros tanto en zonas rurales y en urbanas.
"Estarían situados en parques infantiles, al lado de edificios? lo que queremos es que la gente pueda utilizarlo yendo a pie", señaló Abraldes que matizaba que "si los vecinos no les interesa, no se hará para reducir el gasto de su instalación". El alcalde se muestra confiado con el éxito que tendrá la propuesta "con el primero que se ponga, se animará a que lo utilicen más", señaló, sobre el proyecto en el que Barro está siendo el primer concello en dar pasos concretos pero que está despertando el interés en otros municipios del entorno como en Caldas de Reis, donde la instalación de estos composteros están en fase de estudio previo como una apuesta para la reducción de basura.
El alcalde también se muestra encantado con la propuesta debido a que "todo el abono que se genere tendrá demanda". Así, el acceso al mismo será gratuita para los que participen en los colectores, pero en el caso de haber sobrante del mismo, se podrá venderlo. "Hay vecinos que gastan 1.000 euros al año en sus viñas en abono y mucho viene de afuera. Ahora podrían conseguirlo en el municipio", señala el regidor. El proyecto en el que hay más beneficios que prejuicios, según el gobierno. "La experiencia de los que se vieron en funcionamiento fue muy positiva, sin malos olores. Muchas de las críticas que se hicieron al respecto de estas propuestas no tienen sentido", indica Abraldes.


http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2015/10/08/barro-preve-colocacion-diez-puntos/1327842.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario