Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

viernes, 23 de octubre de 2015

Más seguridad en la polémica curva de Curro



Conservación de carreteras aplicó ayer una nueva capa de asfalto para mejorar la adherencia en esta zona de la PO-531 en la que hace tres semanas se produjo el último accidente mortal

El último accidente mortal ocurrido hace menos de tres semanas en la curva de Curro ha reactivado las actuaciones para mejorar la seguridad vial de la PO-531 entre los puntos kilométricos 6 y 18,5 a su paso por el municipio de Barro. Operarios de conservación de carreteras iniciaron ayer los trabajos de asfaltado en esta zona con el objetivo de mejorar la adherencia del firme después de la movilización de vecinos y conductores que achacan los numerosos siniestros a los defectos del vial.
Los trabajos se llevaron a cabo entre los puntos kilométricos 8,2 y 8,6, en el mismo lugar en el que en la noche del pasado domingo 4 de octubre se produjo una colisión frontal entre dos turismos que dejó heridos de diversa consideración a tres ocupantes, uno de los cuales acabó falleciendo dos días después a causa de las lesiones sufridas por el impacto. Explican desde la Consellería de Infraestructuras que el pavimento de este tramo fue perdiendo su calidad por la acción del tráfico y los agentes atmosféricos, por lo que era necesario actuar para mejorar la adherencia en esta vía.
No solo el estado del asfalto motivó las protestas, a través de las redes sociales, de los usuarios de esta carretera autonómica tras el enésimo accidente ocurrido en la misma zona. Muchas voces señalan directamente a un defecto en el diseño de la calzada al asegurar que está mal peraltada, una tesis desmentida hace casi un año por la consellería que, tras una oleada de cuatro accidentes en un fin de semana, elaboró un informe en el que descartaban cualquier tipo de relación entre el estado del firme con los accidentes ocurridos.
Publicidad
La velocidad máxima permitida es otro apartado en el que los usuarios exigen una intervención inmediata. Actualmente y por motivos de seguridad, se permite circular a un máximo de 80 kilómetros por hora por este tramo, aunque la norma general para este tipo de vías recoge un máximo de 90 kilómetros por hora. Sin embargo, el enfado de los conductores se debe a la decisión unilateral tomada por la Xunta de elevar, un mes antes del fatídico suceso, nuevamente la velocidad máxima a 80 kilómetros por hora cuando en noviembre del 2014 se había decidido reducir a 70 kilómetros por hora para mitigar las probabilidades de accidente y las consecuencias de los mismos.
Los problemas de seguridad vial de este tramo de la PO-531 y a raíz de la última colisión mortal, han motivado la decisión de la jefatura provincial de Tráfico de intensificar los controles en la curva de Curro. El tramo ya está incluido en el listado de puntos negros de la red de carreteras, pero a partir de ahora habrá más controles de velocidad, alcohol, drogas y estado de los vehículos.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/2015/10/23/seguridad-polemica-curva-curro/0003_201510P23C1991.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario