Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

jueves, 10 de diciembre de 2015

Atractiva ruta de Adegas Artesanas en #BarrodeTapas

Dentro de la convocatoria de #BarrodeTapas, que incluye un taller de elaboración de pastas frescas y showcooking a cargo de Francesco Iannelli, una cata de Aceites Abril y panes de Galicia y las consabidas tapas que ofrecerán media docena de establecimientos hosteleros del municipio de Barro durante el fin de semana, los organizadores de esta cita (Asociación Cultural “Amigos da Fervenza da Barosa”) programaron una más que interesante ruta por tres bodegas artesanas de esta comarca, todas ellas amparadas bajo la D.O. Rías Baixas. Así, la primera parada fue en Adega Casaley, una bodega familiar y pionera en la elaboración vinícola en el municipio, que a partir de sus 5 has., y desde 2001, produce en torno a las 30.000 botellas anuales de su monovarietal albariño Casaley. Se trata de un vino muy aromático, que se elabora bajo un tratamiento especial a la viña, es decir, efectuando una mínima e indispensable cantidad de tratamientos fitosanitarios al año y que solo se comercializa en el segmento de restauración. De su producción anual, un 95% se comercializa en Galicia y el resto en Madrid, Barcelona y otros grandes mercados nacionales.
El itinerario continuó en Adega Moraima, una pequeña cooperativa de 12 socios que inició su actividad vitivinícola en 2006 y que según reconoce nuestra anfitriona, Salomé Cancela, “se puede decir que hacemos vinos de casa, porque desde la vendimia hasta el envasado final lo hacemos entre todos los cooperativistas”. Actualmente tiene una producción anual cercana a los 60.000 litros, con los que elaboran dos marcas de albariño: Aba de Trasumia, producto de cepas con una antigüedad de 20 años, y Moraima Albariño, un vino goloso que procede de viñedos prefiloxéricos (con más de un siglo de vida). Pero lo interesante de esta bodega (que solo elabora vino a partir de las 10 has. que aportan sus asociados) es la elaboración de su Moraima Caíño, una variedad recuperada que requiere una muy cuidadosa atención y tratamiento del viñedo y que da como resultado una producción corta de escasas 3.000 botellas al año. Actualmente, la bodega está desarrollando un proyecto de vinificación experimental de un vino rosado, otro a partir de la variedad Ratiño e incluso un Caíño envejecido en barrica.
La última visita fue a Cabana das Bolboretas, otra bodega de corte familiar que además de elaborar en torno a las 15.000 botellas de esta marca de albariño 100%, destaca por ser la primera del municipio en elaborar un espumoso, también con D.O., el Gorgola, del cual ya se está comercializando su última añada del 2014, de la que solo se podrán degustar en torno a las 4.000 botellas y que sale al mercado luego de un proceso de 21 meses de crianza. Cabana das Bolboretas es un vino tradicional, meticulosamente cuidado y según Pablo y Natalia, artífices de este proyecto iniciado en 2013, “es un vino que sale al mercado con 14 meses o más, según consideremos que ofrece la calidad que nosotros deseamos”. Se trata de un blanco de excepción, que solo se comercializa en restauración y tiendas especializadas y que es el “leit motiv” de esta pareja de animosos viticultores que complementan esta actividad con una oferta de turismo rural, pero no al uso, sino a través del alquiler de una casa con capacidad para 15 personas, donde lo fundamental es la experiencia sensorial a través de la participación del turista en la vendimia y en el resto de atractivos que ofrece el trabajo en derredor de los viñedos.

http://www.laalacenaroja.com/noticia/2774

No hay comentarios:

Publicar un comentario