Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

martes, 5 de enero de 2016

El desbordamiento del Umia a su paso por la comarca vuelve a anegar tierras de cultivo


La crecida del río hace que se repitan las escenas habituales de los inviernos lluviosos en municipios como Vilanova, Ribadumia y Meis -El Agra también inundó terrenos en Barro



El río Umia volvió a desbordarse ayer. Las intensas precipitaciones, que no cesan desde hace días, propiciaron una crecida del nivel del agua que acabó por anegar las tierras de cultivo en municipios como Ribadumia, Meis y Vilanova. Lo mismo sucedía con el río Agra, en la parroquia de San Breixo en Barro, que dejaba una estampa de maizales inundados a pie del Camino de Santiago y próximos a la N-550.
Con las lluvias de los últimos días las fincas de labranza y los viñedos más próximos al cauce fluvial volvieron a cubrirse de agua, especialmente aguas abajo de Caldas. A pesar de el caudal de A Baxe se encontraba hace menos de un mes por debajo de los límites de los últimos años por estas fechas, el gran aumento de las precipitaciones provocó que el pasado domingo y ayer se tuvieran que abrir las compuertas al llegar a su máximo de capacidad, provocando daños en las plantaciones, especialmente aguas abajo de Caldas.
De este modo se repitió una escena ya tradicional cada invierno, sobre todo en los días de mayor pluviosidad, lo cual causa importantes trastornos a los agricultores.
Las fincas de la concentración parcelaria en el entorno de Pontearnelas, las inmediaciones del club de piragüismo y el refugio de pescadores de Cabanelas o los terrenos situados entre Baión, As Aceñas y Vilanoviña fueron de nuevo las zonas más castigadas por la crecida.
No parece extraño que esto ocurra después de tanta lluvia, sobre todo tras comprobarse que ayer, hasta las 19 horas, se habían acumulado 32 litros por metro cuadrado en la estación meteorológica de Armenteira.
El gran nivel de caudal en los ríos Umia y Bermaña en Caldas provocó que continuasen un día más cerrados los accesos a las zonas pluviales. Estos días no fueron pocos los turistas que se acercaban a las cascadas de Segade (Caldas) y Barosa (Barro), para ver la gran cantidad de caudal, aunque tomando precauciones debido a la fuerte corriente.
Precisamente en el río de esta última cascada, el Agra, provocaba en el entorno de la N-550 importantes inundaciones en parcelas, pero sin que se viese afectada la circulación en la misma.


http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2016/01/05/desbordamiento-umia-paso-comarca-vuelve/1380417.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario