Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

viernes, 8 de enero de 2016

La policía se centra en los cómplices gallegos de la red holandesa-británica

Sospechan que un clan arousano trasladó a la costa las tres toneladas de cocaína

«Es impensable que en un desembarco de cocaína en la costa de Pontevedra se deje a un lado a los clanes arousanos». En la Policía Nacional se tiene el convencimiento de que narcos oriundos de las Rías Baixas fueron los responsables de trasladar las tres toneladas de cocaína almacenadas en una nave industrial de Curro, en el municipio de Barro, desde el barco nodriza que alijó la partida de estupefacientes en Colombia hasta tierra.
De este modo, las pesquisas se centran en la actualidad en determinar la identidad de estos cómplices. Por lo pronto, todo parece indicar que los investigadores ya han puesto el punto de mira sobre un conocido de las fuerzas del orden que hasta el momento ha conseguido evitar tener antecedentes penales. «Lo que está claro es que los holandeses no tienen infraestructura en la costa gallega para fletar embarcaciones rápidas que realicen el recorrido de ida y vuelta entre la costa y el buque de la droga», añadieron estas fuentes.
La teoría que manejan es que los holandeses adquirieron en origen los estupefacientes, de tal modo que fueron narcos colombianos los que fletaron el barco que desplazó las tres toneladas de cocaína. En un punto indeterminado, pero, en principio, próximo a la costa pontevedresa, narcos arousanos asumieron la custodia de la droga hasta desembarcarla en tierra, una labor para la que presumiblemente habrían empleado algún tipo de planeadora de gran potencia.
Estas mismas fuentes añadieron que, a diferencia de los narcos gallegos que «ya han aprendido de la experiencia del pasado», los holandeses «se hicieron notar demasiado» durante su estancia en Santiago. En un negocio donde prima la discreción, el hecho de alojarse en el Hostal dos Reis Católicos de Santiago, hacer ostentación de poder económico o llevar a cabo negociaciones con la rama británica con «los billetes [de quinientos euros] desparramados por la mesa a la vista de todo el mundo», tal y como recoge la agencia Europa Press, conllevó que muchos ojos se fijaran en los interlocutores.
Siete meses de investigación
No pasó mucho tiempo hasta que la Policía Nacional fue informada de estos hechos, pero lo cierto es que agentes especializados ya llevaban siete meses detrás de estos dos grupos. Las primeras informaciones, al parecer, partieron de las agencias antidroga estadounidense (DEA) y británica (NCA), pero también de las autoridades colombianas.
La National Crime Agency inglesa seguía a la banda a cuyo frente sitúan a Gary Williams, de 41 años. Natural del sudoeste de Londres, la NCA pudo saber que se había establecido en la Costa del Sol, donde podría haber establecido contactos con redes de narcotraficantes para distribuir cocaína tanto en su país de origen como en otros puntos de la geografía europea.
Hoy Gary Williams se encuentra entre los ocho ingleses detenidos. Se les considera los compradores de la cocaína, de tal modo que se estima que pudieron haber aportado un primer pago que podría rondar el medio millón de euros. A estas dos detenciones se sumaron las de los dos holandeses, supuestos importadores de los estupefacientes, y la de los dos vecinos de Málaga, meros transportistas entre Pontevedra y la Costa del Sol. Entre estos últimos, se encontraría un empresario «con alto poder adquisitivo, ?por eso no quería mezclarse con la droga y conducía el coche lanzadera?», recoge Europa Press citando fuentes de la investigación.
Al igual que el martes hizo el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, ayer el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, calificó este operativo policial, en el que participó el Greco Galicia, entre otras unidades, como un «golpe importantísimo» al narcotráfico. Antes de participar en los actos de la Pascua Militar en A Coruña, resaltó la «profesionalidad» de los agentes y la «colaboración» entre distintas administraciones y cuerpos.
Se trató de «un dispositivo complejo» contra el tráfico de estupefacientes destinados al «mercado europeo», con detenidos holandeses y británicos, además de españoles. Asimismo, Villanueva confirmó que, «en este momento, no hay detenidos gallegos».

Los 12 detenidos permanecen en prisión por el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas

Las detenciones se sucedieron en Vigo, Santiago y Málaga el pasado 14 de diciembre. En el marco de la instrucción judicial asumida por un magistrado de la Audiencia Nacional y por un juez de la localidad de la Costa del Sol, se decretó el ingreso en prisión de los doce detenidos, según confirmó Susana Luaña, de la delegación de Arousa de La Voz.
En medios policiales se consideró acertada esta decisión. Ya no solo se trata de que la investigación no esté cerrada, sino que existe el temor de que los sospechosos, principalmente los holandeses y británicos, intenten fugarse para evitar una posible condena por tráfico de drogas.
Los tres mil kilos de cocaína son una cantidad de notoria importancia, lo que podría agravar el castigo. Se trata del mayor alijo de esta droga intervenido en tierra en Galicia desde 1999, año en el que, en el marco de la operación Temple, se decomisaron 5,1 toneladas en una casa de A Pobra. Una pronta salida de prisión podría permitirles destruir pruebas que aún no han sido localizadas por los investigadores o, lo que es peor, avisar a potenciales cómplices.

«The Times» se hace eco de la operación Dulce

En su edición de ayer, el periódico británico The Times era uno de los medios internacionales que se hacía eco de la operación Dulce. «Siete británicos detenidos, mientras la policía interviene toneladas de cocaína». Así resumían la operación antidroga los periodistas de uno de los principales rotativos del Reino Unido. El artículo se centra en su arranque en la rama inglesa -la policía informó de que fueron ocho, y no siete, los detenidos de este grupo- y en la figura de su supuesto líder, Gary Williams.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2016/01/07/policia-centra-complices-gallegos-red-holandesa-britanica/0003_201601G7P10992.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario