Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

miércoles, 23 de marzo de 2016

Decenas de kilómetros en el rural sin pasos para cruzar seguros


La ausencia de semáforos, pasos de cebra o pasarelas es un hecho patente en los alrededores de la comarca pontevedresa

La comarca de Pontevedra es atravesada por kilómetros y kilómetros de asfalto. Si bien en las ciudades asemeja que el acto de cruzar suele ser algo sencillo gracias a los abundantes pasos de cebra y a los semáforos, saliendo del núcleo urbano la situación se vuelve, cuanto menos, peligrosa.
En diferentes rutas, un conductor puede llegar a circular cientos de kilómetros sin encontrarse un solo paso de peatones o algún tipo de paso seguro para posibles peatones. Algunos núcleos importantes como San Antoniño, en Barro, cuentan con tan solo uno o dos pasos de peatones.
Pontevedra-Carballedo
Ni un solo paso de peatones hasta llegar a la casa consistorial. Parece increíble pero cierto. Desde que uno sale de Pontevedra por la carretera de Ourense, encarrilando la N-541, tras dejar atrás la rotonda de Montecelo, no encontrará ni un solo paso de peatones hasta llegar a Carballedo, la capital del concello de Cotobade. En los casi veinte kilómetros que separan ambos puntos, no existe ningún paso seguro para el cruce de peatones. Tampoco existen bandas sonoras ni se ha instalado ningún badén o lombo que pueda obligar a reducir la velocidad de los vehículos a su paso por ciertas zonas como O Quinteiro o A Xesteira. La única prohibición viene dada por la limitación de velocidad a 50 establecida en estos puntos poblacionales. «Os coches claro que pasan rápido», reconoce Ángel, vecino de A Xesteira. «A realidade e que si, se cruzamos dun lado a outro non podemos facelo dunha maneira segura coma quen di, sempre pasaremos por medio dunha estrada».
PONTEVEDra-Cuntis
El peligro de cruzar una carretera nacional. La N-550 es una carretera con una densidad de tráfico continua. De nuevo, los pasos de peatones brillan por su ausencia o cualquier otra medida directa de control de la velocidad. En Cerponzóns o Porráns, los vecinos se ven obligados a cruzar la calzada si quieren llamar a su vecino de enfrente. Incluso en San Antoniño, el mayor núcleo del Concello de Barro, apenas hay dos pasos de cebra en toda su extensión, regulados por semáforos. La velocidad está limitada a 50 kilómetros por hora.
Lo más seguro
Una pasarela en Tenorio. Es sin duda la manera más segura de atravesar una carretera como la N-541. A la entrada del núcleo de Tenorio, en Cotobade, existe una plataforma peatonal con la que los vecinos pueden ponerse al otro lado de la calzada sin miedo a ningún percance. En las proximidades se sitúa el colegio y el instituto. Es el único núcleo, en kilómetros a la redonda, que cuenta con este tipo de estructura. El resto del tramo de carretera que atraviesa la zona tampoco cuenta con ningún paso de cebra, ni siquiera en las proximidades de la farmacia que se sitúa en la zona.
No tan rápido
Bandas sonoras que ayudan en O Castro. En la zona de Viascón, desviándonos hacia la derecha, dirección Ourense, si encontramos en una subida unas bandas sonoras que ayudan a que los coches no se embalen bajando ni suban acelerando. Es una zona estrecha entre casas que podría resultar en desastre un desfase en la velocidad de conducción.
¿Y las aceras?
En As Lagoas los vecinos van por el arcén. Si puede llegar a sorprender que no exista ningún punto para cruzar seguro, la inexistencia de aceras en As Lagoas, Cotobade, pone la guinda al pastel. Aquí los vecinos caminan pegados a los coches y cualquier recado o visita se realiza andando en medio de metro de asfalto. En todo el núcleo no se ve ni un solo centímetro donde los peatones puedan circular con seguridad.
«Lombos» y limitación
Santa Lucía no quiere atropellos. El núcleo de Santa Lucía, en Moraña sí tiende a proteger en gran medida a todo aquel que circule a pie. Además de contar con numerosos pasos de cebra a lo largo de la villa, estos suelen situarse sobre lombos o badenes como los ya tan conocidos y habituales de Pontevedra. Además, la limitación de velocidad es inferior a la que marca el indicador de población, y se establecen los 40 kilómetros por hora como máxima a la hora de circular por sus calles. Cuntis si tiene pasos de peatones pero no cuenta con badenes de este tipo.


http://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/cotobade/2016/03/23/decenas-kilometros-rural-pasos-cruzar-seguros/0003_201603P23C6993.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario