Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

miércoles, 23 de marzo de 2016

El último adiós a un ´hombre servicial´



Centenares de personas, entre amigos y excompañeros, despidieron ayer en Lalín al que fuera presidente de la Diputación de Pontevedra entre 1995 y 2003, Manuel Abeledo. La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, y el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, encabezaron la extensa nómina de políticos que acudieron tanto al tanatorio como a la iglesia parroquial de Goiás para despedir al político lalinense de 70 años de edad. El párroco de Muimenta, José Antonio García, compañero del difunto en el Seminario de Lugo, fue el encargado de presidir el funeral junto a otros nueve sacerdotes.


El Tanatorio Jesús Taboada de la Avenida Bos Aires de Lalín y la iglesia parroquial de Goiás se quedaron ayer pequeños para acoger el velatorio y el funeral por Manuel Abeledo López. Familiares, amigos y excompañeros no dudaron en arropar a la familia desde primera hora de la mañana, y acompañar al féretro con los restos mortales del malogrado político lalinense en unas exequias que concluyeron con su incineración en la más estricta intimidad familiar. El céntrico tanatorio de la cabecera comarcal dezana fue un hervidero durante las horas previas al funeral por Manuel Abeledo previsto, en principio, para las 13.00 horas, pero que terminó celebrándose media hora más tarde de lo establecido. El político dezano falleció el pasado domingo a los 70 años en A Coruña, donde residía, aunque había nacido el 5 de abril de 1945 en Goiás.
La política local y autonómica contó con una nutrida representación durante la despedida de Manuel Abeledo. El alcalde de Lalín, Rafael Cuiña, acudió en compañía de varios ediles de su equipo de gobierno, mientras que el jefe de la oposición local, José Crespo, se dejó ver junto al expresidente provincial Rafael Louzán. Entre los presentes en la capilla ardiente también se pudo ver a viejos conocidos de la escena autonómica como Víctor Manuel Vázquez Portomeñe, Justo González Ballesta, el exalcalde de Vigo, Manuel Pérez, o el que fuera presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar. Junto a ellos estuvieron la alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo, los exalcaldes de Rodeiro, Manuel Lamazares y Eliseo Diéguez, así como el actual regidor rodeirense, Luis López, y el de Agolada, Ramiro Varela. En la sala habilitada por el tanatorio, donde lucían una importante cantidad de coronas de flores, también estuvieron ofreciendo sus condolencias el presidente de la patronal dezana, Antonio Lamas, la senadora del Partido Popular, Marta Lucio, y los alcaldes de Cotobade, Jorge Cubela, y de Barro, José Antonio Landín. Representantes de varias organizaciones sindicales provinciales se acercaron hasta el tanatorio de la Avenida de Bos Aires para acompañar en su último viaje al que fuera edil en el Concello de Lalín, profesor en el Liceo La Paz de A Coruña y funcionario del cuerpo de inspectores de Educación antes de ocupar los cargos de Director Xeral de Transportes, delegado provincial de Agricultura y la presidencia de la Diputación.
Pastor y Rueda
Ana Pastor, la ministra en funciones de Fomento, fue la máxima autoridad presente ayer en Goiás. Pastor llegó al templo parroquial en compañía del conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, procedentes de Ourense, donde la ministra visitó algunos de los viales dañados por el paso de camiones para la ejecución de las obras del AVE en es provincia. Poco después, se personó en el lugar el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, junto al delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, que departieron con la titular de Fomento, el alcalde de Lalín y el jefe de la oposición municipal, en presencia del número 2 de la Xunta, en los exteriores del templo parroquial.
El retraso con el que se produjo el traslado del féretro desde Lalín con los restos mortales de Manuel Abeledo hizo que el funeral diera comienzo poco después de las 13.30 horas. Las dimensiones de la iglesia de Goiás no permitieron que todos los presentes pudieran seguir el oficio religioso en su interior, quedándose la mayoría de ellos en los aledaños. Tal y como había estipulado la familia, Manuel Abeledo fue incinerado al término del funeral en la más estricta intimidad. Abeledo había contraído matrimonio con Carmen Pérez Díaz, con la que tuvo tres hijos: Carmen, Marta y Manuel; y un nieto llamado Antonio.

http://www.farodevigo.es/portada-deza-tabeiros-montes/2016/03/22/ultimo-adios-hombre-servicial/1427818.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario