Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

viernes, 25 de marzo de 2016

Tráfico vigila las carreteras del extrarradio de Pontevedra por su alto riesgo de atropello




La Guardia Civil incluye los "alrededores" de la ciudad en un mapa autonómico con los principales puntos negros para los peatones - Las medidas de seguridad en el centro contrastan con la situación de estos viales



La Guardia Civil de Tráfico ha vuelto a incluir, por segundo año consecutivo, al municipio de Pontevedra en su mapa de riesgos de atropello que actualizan con carácter anual y en el que se recogen algunos de los puntos negros para los peatones en la comunidad autónoma gallega. Pontevedra repite en esta lista junto a municipios como Ribeira y Lugo, tal y como confirmaron recientemente en una rueda de prensa en A Coruña los responsables de la DGT y la Guardia Civil de Tráfico en Galicia, comparecencia en la que anunciaron que se iban a repartir más de dos mil chalecos reflectantes entre la población para intentar reducir el elevado número de arrollamientos que se producen en Galicia.
El jefe de la Guardia Civil de Tráfico en Galicia, el teniente coronel Francisco Javier Molano, confirma que la inclusión de Pontevedra se debe a la peligrosidad de ciertos tramos en las carreteras del extrarradio pontevedrés, en donde se acumulan zonas de riesgo para peatones y ciclistas que contrastan con el blindaje que estos colectivos tienen dentro del casco urbano, en donde las competencias en materia de tráfico están transferidas a la Policía Local y al Concello.
Mientras que en el corazón de la ciudad se han tomado numerosas medidas de calmado de tráfico y de protección del peatón frente a los vehículos a motor; en las carreteras interurbanas que rodean el municipio las administraciones titulares de las vías (en su mayor parte Fomento, la Xunta o la Diputación) no han adaptado lo suficiente las carreteras para un uso seguro por parte de los viandantes.
Un breve chequeo a esta red viaria saca a relucir puntos en los que la seguridad vial de peatones o ciclistas brilla por su ausencia. Es el caso por ejemplo de la avenida de Domingo Fontán y el nudo de Bomberos en donde los peatones se la juegan casi a diario para poder cruzar y acceder por ejemplo a la propia Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra. Muy cerca, en la entrada desde la carretera de Vilagarcía a este nudo viario de bomberos, se observan a diario a personas caminando por un estrecho arcén al lado de una via de doble carril en la que desembocan los cerca de 20.000 coches diarios que circulan por la PO-531 entre la segunda y la tercera ciudad de la provincia.
La Nacional 550 a su paso por Lérez suma también numerosas quejas vecinales para la mejora de la seguridad vial; así la avenida de Marín en donde un pescador ya perdió la vida en julio de 2014 arrollado por un turismo cuando cruzaba esta vía. También en la autovía de Marín se la jugaban los ciclistas, hasta tal punto que Tráfico decidió cerrar la vía a este tipo de usuarios trasladando el problema a la carretera vieja de Marín en donde peatones y vehículos de dos ruedas apenas disponen de arcen y aceras para transitar con seguridad.
En Alba, coincidiendo con un tramo del camino de Santiago también hay un punto peligroso para los peregrinos. En la carretera de Ourense se ha puesto en marcha un proyecto que pretende mejorar la seguridad vial en todo este vial desde Mourente hasta Ponte Boraque incluye la construcción de aceras.
Una situación que contrasta con un casco urbano que el pasado año sumó su quinto año consetcutivo sin fallecidos.

http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2016/03/25/trafico-vigila-carreteras-extrarradio-pontevedra/1429717.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario