Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

martes, 3 de mayo de 2016

IES DE BARRO: Pocos alumnos, pero un sinfín de actividades culturales


El centro se muestra próximo y moderno, y salvo elementos muy específicos, goza de una salud que pocos institutos comparten
 
El IES de Barro se sitúa en lo más alto del núcleo de San Antoniño. Allí, los futuros adultos del municipio pasan los primeros años de su adolescencia. Se trata de un edificio relativamente nuevo, erigido en 1999, que a día de hoy alberga un total de 107 alumnos, repartidos en cuatro curtos y cinco clases diferentes.
El centro presume de proximidad y cercanía con sus chavales, y es que al contar con una plantilla de 18 profesores, el ratio de alumnos por profesor permite una atención que, en el caso de los centros urbanos, es difícil que suceda habitualmente. Su directora, Consuelo Vázquez, aunque prefiere que la llamen Kika, dice que el instituto puede atender a los alumnos de una forma privilegiada, lo que mejora su sociabilidad y educación.
Dentro de sus paredes, sus profesores y directivos han optado por la realización de incontables actividades a lo largo de todo el año que ayuden a los alumnos a aprender no solo con libros y exámenes, sino con conferencias, obras de teatro, charlas y exposiciones. Un acercamiento paulatino a la cultura, que hace que no solo tengan que memorizar cifras y datos, haciendo que, en muchas ocasiones, sean los propios chavales los que tomen las riendas y jueguen o participen dentro de estas actividades. Una exposición en el vestíbulo del centro o un juego de preguntas sobre el Quijote, son solo algunos ejemplos.
Ayer mismo, algunos alumnos del IES de Barro fueron hasta el colegio Amor Ruibal, situado en las cercanías del centro, para contar cuentos a sus alumnos, creando así sinergias entre las dos escuelas y apoyando el poder de la lectura.
Son pocos los puntos negativos con los que cuenta el edificio. Su dirección está a la espera de la reparación de la cubierta de su pabellón. La humedad y el paso del tiempo ha hecho ciertos estragos, y aunque el proyecto se encuentra tramitado por la Xunta, las obras no dan llegado aún al lugar. Por otro lado, el edificio no cuenta con auditorio o salón de actos, lo que ha obligado a sus profesores a tirar de imaginación y empeño a la hora de programar actividades que requieran espacios. El vestíbulo, moviendo bancos y habilitándolo un poco hace de esta función, y si no se puede, en el patio cubierto del instituto, se monta un escenario provisional. Que no tener un espacio adecuado no sea un impedimento.
En el ámbito deportivo, el fútbol siempre será el deporte rey, pero se tratan de fomentar otros deportes como el voleibol o el tenis. En su patio, una gran red permanece en alto sobre la que los chavales van pasando el balón. Recientemente han instalado también unos altavoces por los que suena música con los éxitos más actuales en las puertas de la cafetería, donde también se sitúa el tenis de mesa. ¿Aburrimiento? Ni se atisba.
Pocos alumnos, pero muchas ganas de aprender y crecer. No hay mejor filosofía a la hora de entrar en un aula.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/2016/04/30/pocos-alumnos-sinfin-actividades-culturales/0003_201604P30C8993.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario