Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

martes, 10 de mayo de 2016

María Diéguez: "Te sientes engañada, frustrada, violada"





Pide poder continuar viviendo en su localidad con su hija de ocho años y un arrendamiento reducido


María Diéguez está luchando por seguir bajo techo y a través de un alquiler reducido en su casa en Barro, en la que vive con su hija de ocho años. A cuestas lleva las cuotas de dos hipotecas que solicitó hace años con el que era su marido: una de 72.000 euros para la compra de la vivienda y otra de 60.000 para su reforma.
-¿A cuándo se remonta el inicio de esta historia?
-Compré la casa con el que era mi marido cuando todavía estábamos solteros. Fue en el año 2003. Teníamos dos sueldos. La casa estaba en estado de ruina y necesitaba una obra de reforma, que hicimos en 2005. Pedimos dos hipotecas, una para la compra y otra para la reforma. A 25 años. Pagábamos dos cuotas de unos 350 euros. Pero en 2014 nos divorciamos y ponemos la casa a la venta, pero a principios de este año él decide dejar de abonar su parte de las cuotas. Como él presentó la dación en pago, el banco me llama y me pregunta si yo estoy dispuesta a hacer lo mismo. Yo les digo que sí en el caso de que me permitan seguir viviendo en ella bajo un alquiler. Pero me responden que no. Yo no pido la casa, no pido que nadie me regale nada. Lo que digo es que mi sueldo es bajo y no me da para un alquiler. Lo máximo que yo podría pagar son 200 euros.
-Su deseo es permanecer en Barro.
-Yo no soy de Barro, pero la comunidad me recibió muy bien. Yo me siento muy bien allí y quiero que mi hija, que es lo que conoce, se quede y crezca allí. Está escolarizada allí.
-¿Qué tramites ha realizado para ello?
-Bajo el código de buenas prácticas y bajo la tutela de la PAH de Pontevedra he pedido, por escrito, la dación en pago presentando documentos que acreditan mi situación económica para justificar que podamos acceder a ese alquiler social. Mientras me quede en Barro, como si me quieren asignar un piso allí.
-¿Cómo dio con la PAH?
-Fue mi familia la que me aconsejó que me pusiese en contacto con los de STOP Desahucios. Busqué por internet y encontré a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Pontevedra.
-¿Cuántas cuotas ha dejado de pagar?
-Pagué hasta febrero de este año.
-¿De cuánto son?
-Ambas suman unos 350 euros mensuales, la mitad de su sueldo.
-¿Tenían avalistas?
-No. Lo tuve muy claro desde el primer momento. Me los pedían, pero no quise. Si yo caigo, no quiero que nadie caiga detrás mía.
-¿Cuántas reuniones ha mantenido con el banco?
-Reuniones, ninguna. Ha sido todo vía telefónica.
-¿Se sintió engañada?
-Si hubiesen querido, nos hubieran informado. Nos han engañado totalmente. Nos dijeron que nuestra hipoteca se regía por el Euríbor y no es así, tengo un IRPH.
-¿Conocía estos términos?
-Yo todo esto no lo conocía hasta que comencé a buscar información, a moverme. La plataforma me facilitó una guía, yo iba a internet y veía que había muchas cosas que coincidían con mi caso. Te vas sorprendiendo y descubriendo todo lo que hay detrás. Te sientes engañada, frustrada, violada. Es muy fuerte decirlo, pero me sentí así.
-¿Cuando una compra una vivienda se puede imaginar que le puede llegar a ocurrir algo así?
-Se ve lejano, pero nunca puedes decir "de este agua no beberé".
-¿Sintió el apoyo de su entorno?
-Sí, mi familia y mis amigos me apoyaron. Les cuento solo algunas cosas, no quiero que mi madre sufra más de lo que está sufriendo. Además, ahora cuento también con una familia nueva, que es la PAH.
-¿Qué es lo que le asusta más de todo esto?
-En la calle sé que no voy a quedarme. Lo sé. Si no es por mi familia, será por mis amigos. Y de comer nunca nos va a faltar. Para darte un mendrugo de pan siempre va a haber algo. Y a mí no me importa, para dar de comer a esta niña (la señala), tener que ir a pedir a Cáritas o a algún lugar de beneficencia. Pero, por ahora, no es esa la situación.
-¿Pidió ayuda a alguna Administración pública?
-Sí, pero a buscar trabajo. Nunca fui a pedir ayudas. Fui al Concello y hablé directamente con el alcalde, pero a pedir trabajo. No quiero que me regalen nada. Ahora mismo, yo trabajo de mañana y tengo las tardes libres y disponibles para otro. Solo quiero liberarme de una deuda que adquirí en su momento, aunque hay que matizar que no lo hice sola.
-¿Cómo se duerme por las noches con una carga así?
-Pues, mira. Al principio no era capaz de dormir, pero un día decidí que eso implicaba estar mal todo el día, no rendir en el trabajo.

http://suscriptor.farodevigo.es/portada-pontevedra/2016/05/08/maria-dieguez-sientes-enganada-frustrada/1457004.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario