Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

lunes, 18 de julio de 2016

Medio Ambiente relanza sus análisis del trazado de la A-57 hasta Curro tras dos años en suspenso




El Ministerio de Medio Ambiente acaba de reabrir sus estudios sobre el impacto en el territorio y el entorno del proyecto de Fomento para prolongar la futura autovía A-57 hasta Curro, en Barro. Después de dos años de parón, se retoma la elaboración de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de este recorrido de unos diez kilómetros desde Xeve que permaneció totalmente paralizada durante los dos últimos años a la espera de "documentación complementaria".
La DIA es el informe final que necesita Fomento para enfilar la etapa final de esta larga tramitación que permite licitar las obras y llegar a la situación en la que se encuentra el primer tramo de la A-57, entre Vilaboa y A Ermida (Marcón), en obras desde hace seis meses. En todo caso, también está pendiente el tramo intermedio, entre Marcón y Xeve. La ejecución de estos dos tramos daría sentido al ahora en ejecución para habilitar una circunvalación completa de la ciudad.
Diez kilómetros
El tramo entre Xeve y Curro, donde enlazaría con el macronudo allí existente tanto con la AP-9 como con la autovía do Salnés, será una autovía de 10 kilómetros por los municipios de Pontevedra y Barro sobre cuyo trazado definitivo también hay consultas abiertas por parte de Fomento. De hecho, hace unos meses colectivos vecinales de Barro y Xeve el Concello de Barro, formularon alegaciones a la última propuesta de recorrido del ministerio, objeto de estudio en la actualidad.
La elaboración de la DIA comenzó en 2013 pero quedó totalmente frenada en octubre de 2014. Fomento expuso al público en marzo de 2013 el estudio informativo del vial. Tres meses después toda la documentación entraba en Medio Ambiente para superar esa Declaración, pero al menos en dos ocasiones el departamento que dirige Ana Pastor fue requerida por el otro ministerio para aportar "documentación complementaria". La primera vez fue en octubre de 2014, que se contestó en enero siguiente, pero en marzo de 2015 volvió a repetirse la petición, que no se contestó hasta junio pasado.
Sin esa DIA, Fomento no puede seguir tramitando un proyecto que en su día, el propio ministerio calificó como "un elemento dinamizador de la economía del entorno, en cuanto repercute de forma positiva en el desarrollo de nuevas actividades económicas y niveles de empleo". Incluso decía que "podrá servir el desarrollo económico de la zona interior de la comarca y contribuirá a paliar el retraso que esta zona ha arrastrado históricamente con respecto a la zona costera del entorno de Pontevedra".
Según el diseño elaborado en su día por Fomento, se trata de un vial de alta capacidad de 10,22 kilómetros de longitud y un presupuesto total de 110.259.133 euros (en cifras de hace tres años) el más barato de todas los posibles trazados analizados en el estudio informativo. Aquel documento analizaba una treintena de alternativas, entre los 9,3 y los 13 kilómetros, si bien en la fase preliminar ya se desestimó la mitad de ellos y finalmente se sometieron al criterio público cinco opciones, todas ellas con un arranque común. La opción recomendada nace en la carretera PO-223 a la altura del lugar de Pilarteiros (parroquia de San Andrés de Xeve) "en el enlace previsto con la citada carretera en el proyecto de construcción de la autovía A-57, tramo A Ermida-Pilarteiros, y como prolongación del trazado del tronco de autovía en dicho tramo". Explica que desde este punto, la futura autovía "discurre en paralelo al cauce del río Verducido y la carretera autonómica PO-224 hasta el kilómetro 1,5, donde comienza a girar hacia el Oeste y cruza el río Verducido".
Firmas vecinales de rechazo
A continuación "penetra en la parroquia de Verducido bordeando su parte Sur sin afectar a los núcleos de población". Ya en Cerponzóns, "el trazado vuelve a girar hacia el Oeste para cruzar el valle del Rons. Una vez salvado este cauce, el trazado se dispone de manera paralela a la N-550, atravesando el límite que separa los términos municipales de Pontevedra y Barro". Hasta aquí, esta propuesta cuenta con el beneplácito técnico del Concello de Pontevedra, aunque no de los colectivos vecinales de Xeve. De hecho, hace unos días, la asociación de vecinos "Outeiro do Castro", de la parroquia de Verducido celebraba una junta general extraordinaria de socios donde se informó a los asistentes de la presentación de alegaciones para conseguir una modificación del trazado, que contó con el respaldo de 700 firmas de los vecinos.

http://suscriptor.farodevigo.es/portada-pontevedra/2016/07/18/medio-ambiente-relanza-analisis-trazado/1500358.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario