Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Radares móviles vigilan intensamente 180 kilómetros de Pontevedra y Arousa




La N-550, que va desde Pontecesures a Vilaboa, es donde hay un tramo más largo de control especial de la velocidad

Respetar las señales de velocidad, es, ante todo, una forma de amar la vida y no querer perderla en un accidente de tráfico o hacérsela perder a otra persona. Pero, más allá de esta cuestión fundamental, hay otras razones de peso por las que levantar el pie del acelerador cuando la señalización así lo indique. Seguro que les suenan. Se llaman radares. Los hay fijos y los hay móviles. En cuanto a estos últimos, pueden estar colocados a cualquier hora y en el punto más recóndito. Pero hay tramos de las carreteras de la zona donde, probablemente, los conductores se topen frecuentemente con esos aparatos móviles de control de la velocidad. La DGT actualiza de forma constante el mapa de tramos donde, por distintas razones, considera que hay que controlar intensamente la velocidad. Y, ahora mismo, en las comarcas de Pontevedra y Arousa se refuerza en 180 kilómetros.
¿De qué carreteras se trata? Actualmente, en ese listado están nueve viales. Tres de ellos son nacionales: la N-550 -prácticamente todo el trayecto entre Pontecesures y Vilaboa-; la N-541 -de Pontevedra a Cerdedo- y la N-640, desde Vilagarcía hasta Cuntis. Luego, están las vías provinciales con control intenso: la PO-308 -desde Pontevedra a Sanxenxo por la costa-; la PO-531 -desde Campañó hacia Baión, casi a la entrada de Vilagarcía-; la PO-551 -desde Marín a Bueu por el litoral- y la PO-548 -desde Vilagarcía hasta Pontecesures- . Y, por último, se incluyen también la variante de Marín casi al completo y el tramo de vía rápida existente entre Sanxenxo y A Lanzada.

Algunas variaciones
La DGT actualiza cada poco tiempo su mapa de zonas de especial vigilancia de la velocidad atendiendo a datos como la siniestralidad o los resultados de los controles hechos anteriormente con radares. Estas razones llevaron a que en mayo la carretera de la costa de Pontevedra a Sanxenxo se estrenase dentro de esas zonas con presencia continua del radar móvil. Y en esa clasificación continúa. Hace un par de meses, los tramos en total en los que había refuerzo de la vigilancia eran 22. Ahora bajaron un poco. Pero, aún así, suman 180 kilómetros en las comarcas de Arousa y Pontevedra.
A mayores están los radares fijos que hay en determinados viales. Se ubican en la AG-41, conocida popularmente como autovía de O Salnés, en la N-550, en la AP-9 y en la N-640, que va desde Cuntis a Vilagarcía. Aquí, sí o sí, hay control de la velocidad los 365 días del año.

La variante de Marín y la vía de Sanxenxo a O Grove están entre las carreteras más peligrosas de España

La DGT hizo algunos cambios en el mes de agosto y, además de tener un mapa de carreteras de especial vigilancia de la velocidad, dio también a conocer una lista de los 300 tramos más peligrosos de carreteras convencionales de toda España. En esa fatídica enumeración se cuelan dos viales de Pontevedra y Arousa. Se trata de la variante de Marín y de la vía de O Salnés, la antigua y mal llamada vía rápida que va desde Sanxenxo hasta O Grove y que en verano es utilizada por miles de conductores para ir hasta una de las playas más famosas de Galicia: A Lanzada.
¿Qué problemas tiene la vía de O Salnés, que arranca en Sanxenxo y muere en A Lanzada? Todos. No hace falta que Tráfico los describa. Se aprecian perfectamente circulando una sola vez por ella. El tráfico suele ser intenso, especialmente en verano. Encima, el trazado es sinuoso -cabe recordar que incluso la Xunta tuvo que poner en su día una mediana para separar los carriles tras registrarse accidentes mortales-. Pero es que, además de estos males endémicos, la carretera sufre también otros problemas, de más fácil solución pero que, como mínimo, lleva desde el principio de verano ahí. Se trata de un bache enorme que aparece en el camino justo después de que la autovía se convierta en una carretera de dos carriles. Es decir, donde más cuesta llegar con la velocidad reducida porque uno viene de una vía de una carretera de alta capacidad. El socavón es grande y bien visible.
¿Y la variante de Marín? En este trazado, uno de los principales problemas es la alta velocidad que alcanzan algunos coches. De ahí que también figure en la lista de viales peligrosos de la DGT.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/pontevedra/2016/09/20/radares-moviles-vigilan-intensamente-180-kilometros-pontevedra-arousa/0003_201609P20C1995.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario