Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

lunes, 17 de julio de 2017

La fiesta de los que van al volante


Los transportistas de la zona celebran el San Cristóbal por las calles de A Estrada

Alrededor de medio centenar de camiones de transportistas de A Estrada, mayoritariamente, pero también de otras localidades como Barro o Santiago, participaron en la procesión por la villa. A ellos se sumaron turismos, furgonetas, furgones, una ambulancia y un camión del servicio local de emergencias.
El inconfundible sonido de las bocinas, que irrumpió durante buena parte de la tarde de ayer la calma propia de una tarde sabatina de verano en la villa estradense, hacía ver que ayer era un día de fiesta: la del colectivo de transportistas que celebraron el la capital de Tabeirós el San Cristóbal.
Tras la misa en la iglesia parroquial de San Paio, la imagen del santo se montó en la cabeza tractora de un camión y desde allí partió hasta la estación de autobuses para recoger al grupo de vehículos que le esperaban para seguirlo en la procesión, que transcurrió por la rotonda de As Colonias, subió por la avenida Fernando Conde y pasó por la Praza da Farola. Allí, como es habitual, los vehículos participantes recibieron la bendición a su paso. La comitiva continuó por la Avenida de América, bajó por la Avenida de Santiago y se desvió por la calle Antón Losada Diéguez, para rematar, finalmente, en la Praza da Feira.
La organización señaló a última hora de la tarde de ayer que, aunque se notó una menor participación de vehículos que en la edición anterior, la fiesta fue todo un éxito. Los promotores señalan que fueron alrededor de medio centenar los camiones participantes, la mayoría de transportistas del municipio de A Estrada, pero también procedentes de otras localidades como Santiago o Barro. A ellos se sumaron turismos, camionetas, furgones e incluso una ambulancia y uno de los camiones del servicio municipal de Emerxencias, que asistieron a la procesión motorizada. Un buen número de espectadores presenciaron la marcha desde la acera, especialmente, en el entorno de la Praza da Farola. La cita remató con una cena para más de 250 comensales, a base de empanada, pulpo y "carne ó caldeiro". Se celebró en la Praza da Feira. Tras el ágape, estaba prevista la entrega de los premios al vehículo mejor adornado, al más antiguo y a la flota más grande. Los asistentes a la cena harían de jurado.
Los detalles para entregar a los vencedores fueron donados por empresas de recambios automovilísticos. Además, se realizó un sorteo de regalos. La organización agradeció ayer el apoyo de la hostelería local, que "colaboró muchísimo", donando vales-regalo de comidas y consumiciones. La actuación del grupo Saboy y una tirada de fuegos a medianoche cerraron el programa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario