Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

sábado, 14 de octubre de 2017

Las restricciones en el suministro del agua se agudizan en la comarca al no remitir la sequía

Cuntis emitió ayer un bando pidiendo no utilizar el riego y limitar la limpieza de calles -Caldas marca dos semanas como tiempo "límite" para no entrar en máxima alerta



Los municipios de la comarca están en estado de alerta por la sequía. La ausencia de lluvias abundantes en las últimas semanas está poniendo en jaque a los ejecutivos locales, que buscan la forma de garantizar el suministro de agua a los hogares.
Ayer, Cuntis dio un paso más con el objetivo de concienciar a la población de extremar el consumo. El alcalde de la localidad, Manuel Campos Velay, emitió un bando en el que pedía "adoptar medidas de ahorro" entre las que se señalan "limitar el baldeo y la limpieza de calles", "optimizar los recursos con la ganadería" y no utilizar el agua para "lavar vehículos" y utilizarla en "el riego de fincas y jardines". El regidor recalca que el incumplimiento de estas medidas puede conllevar un "expediente sancionador".
"La situación es muy complicada. Si esto sigue así...", admitía con preocupación Campos al ser preguntado por FARO acerca de la situación de la traída del agua. El alcalde señaló que "de momento" no se planteaban cortes, pero también recalcó que la salud del río Umia es fundamental: "No lo podemos dejar seco y ahora mismo, el caudal es mínimo. Estamos al límite".
Cuntis tiene una captación en Veiga Grande desde la que se deriva el agua a la depuradora y se da servicio tanto al municipio cuntiense y a Moraña. Sin embargo, en el concello vecino aseguran no tener tal problema. La alcaldesa morañesa, María Luisa Piñeiro, informaba que en la mañana de ayer había hablado con la empresa concesionaria de la traída del agua y la situación era de "normalidad". "Hace poco que ha acabado el verano y los técnicos apelan a la tranquilidad. Es evidente que hay sequía, pero ya tuvimos años peores", expresaba Piñeiro.
En una línea radicalmente opuesta hablaba el regidor cuntiense, que recordaba que en las últimas semanas habían tenido que abastecer a varios núcleos de población con camiones cisterna. Además, también destacó que muchas viviendas se abastecen mediante pozos y traídas particulares, pero desde el Concello tienen constancia de que un número importante de vecinos "tiene secos los pozos". "Se podría decir que los únicos que aguantan bien son los de barrena, por su profundidad", manifestó.
Por su parte, Caldas de Reis también se encuentra en una situación similar. El segundo teniente de alcalde y edil de Obras y Medio Rural, Manuel González, expresaba ayer que la localidad se encontraba en una situación de "alerta" y preocupación, aunque todavía es pronto para hablar de "problemas de suministro".
Sin cortes a la vista
"No nos planteamos todavía establecer ningún corte, aunque cada vez queda menos agua en el depósito", analizó. González explicó que el Umia baja con "poco caudal" y a ello no ayuda "su falta de limpieza". Pero Caldas tiene como reserva un manantial "que está para tirar de él en momentos como éste".
El hecho de que el Umia solo tenga que abastecer al caso urbano supone un alivio en esta localidad. "Tenemos una traída un poco más arriba de la cascada de Segade. Luego cada aldea funciona con comisiones de aguas independientes que gestionan los recursos de manantiales, aunque obviamente nosotros como Concello les ayudamos. En estos lugares también hay preocupación y los vecinos ya han comenzado a cerrar fuentes", expuso el edil.
Esta situación obliga a que Caldas insista a sus vecinos con un uso "medianamente responsable" del bien natural. De esta forma, la localidad "va aguantando" aunque González da un plazo máximo de 15 días sin llover para evitar males mayores. Pese a ello, el escenario es tal que Caldas ya no tiene opciones de "prestar agua" como había hecho anteriormente con Portas.
Precisamente en el municipio portense destacan que a día de hoy "no hay problema" para prestar servicio. Así lo manifestaba ayer el alcalde, Víctor Estévez. En la línea del Piñeiro, la otra regidora popular de la comarca, Estévez expresaba que el nivel del Umia bajó 15 centímetros en el último mes y medio. "Solo entraríamos en dificultades si desciende medio metro más, porque las mejoras que hicimos en las bombas de agua volverían a ser insuficientes y entraría aire en ellas", recalcó.
La traída del Umia da servicio a los núcleos de Portas, Romai y Lantaño, mientras que el cauce del río Agra cubre las necesidades de Briallos. Son dos canales que, según Estévez, evitan que Portas se encuentre en situación crítica por el momento, aunque no esconde que es necesario que llueva "ya".
Donde sí pide un esfuerzo el alcalde portense es en el ahorro. Víctor Estévez consideraba que a la gente "le falta conciencia y solidaridad con un recurso natural escaso" como es el agua. Así lo atestigua el hecho de que Portas no descienda nunca de los 400.000 litros bombeados todos los días. "En eso, la sociedad debe mejorar", finalizó.


El Concello de Barro fue uno de los que más sufrió en las últimas semanas por la falta de lluvias. La escasez de agua le llevó a decretar cortes nocturnos en el suministro para garantizar el servicio. Sin embargo, días atrás, los trabajos por parte de empresas especializadas dieron sus frutos: se encontró una nueva captación que ha aliviado momentáneamente la situación.
Pese a ello, el alcalde, Xosé Manuel Fernández Abraldes, reconocía que la situación "sigue siendo complicada". "De momento, vamos justos. Estamos en la reserva, pero aguantamos. Ahora bien, no sé hasta cuándo", expresaba el regidor.
Abraldes informaba de que el nivel del agua en los cuatro manantiales que abastecen al municipio "nunca había bajado tanto como en este agosto". Según el regidor, tres de estas fuentes de agua son "escasas" y la cuarta es algo más grande y hasta ahora "suponía una garantía".
Pese a ello, estos manantiales solo sirven a un 15% de la población del municipio. "Prácticamente al núcleo de San Antoniño y poco más. Serán unos 500 ó 600 vecinos. El resto tiene soluciones particulares, pero también está haciendo malabares para contar con agua", destacó.
Este escenario obliga al ahorro. Y los habitantes de Barro están cumpliendo: "Están haciendo muchos esfuerzos, porque el consumo a día de hoy es la mitad que a principios del verano. Saben cuál es la situación y son consecuentes". 

http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2017/10/14/restricciones-suministro-agua-agudizan-comarca/1767164.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario