Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

viernes, 8 de diciembre de 2017

Barro cobrará por el agua a partir del 1 de Enero a los vecinos.


Las comunidades de aguas colocan contadores para vigilar el consumo

En algunas traídas vecinales no tienen ese dispositivo porque se paga un canon fijo anual

En la Galicia de los mil ríos, esa que hasta hace poco parecía un país anfibio, el agua, por muchos pleitos vecinales que pudiese causar, no solía escasear. Habitualmente sobraba. Así que un buen número de traídas vecinales, sobre todo las más antiguas, nunca se preocuparon demasiado por instalar contadores para controlar el consumo de cada usuario. Algunas sí lo hicieron e incluso tienen también depósitos individuales. Pero otras, en distintos puntos de la comarca de Pontevedra, lo único con los que cuentan es con depósitos grandes, de los que se sirven los vecinos, y no hay contador por domicilio, por lo que controlar el consumo de cada uno es imposible. Dada la situación de sequía y que los manantiales han empezado a decir basta, son varias las comunidades que están colocando contadores o buscando otras soluciones a contrarreloj, como las restricciones en cuanto al número de litros, para tratar de vigilar el agua que se gasta. Ocurre en determinados puntos de Pontevedra, Poio, Marín, Barro, Portas, Cotobade o Moraña, por poner algunos ejemplos. Lo cuentan los concellos y las comunidades.
En Barro se da el caso más singular. En este municipio ya no es que hasta que se le vio las orejas al lobo con la sequía no tuviesen contadores las traídas vecinales. Es que tampoco contaban con ellos las casas enganchadas a la traída municipal. El alcalde no entiende cómo se funcionó así durante años. Lógicamente, se obligó a instalar los dispositivos a marchas forzadas y se prevé que a día 1 de enero ya no haya domicilios sin contador.
En Portas, una comunidad que no tiene contadores recurrió al Concello para que le dijese qué hacer para controlar el consumo. En Moraña ya fueron dos las traídas vecinales que los instalaron. Y en Marín, la comunidad de aguas de San Tomé de Piñeiro, tras ver que su manantial se secaba, hizo una obra de urgencia ayudada por el Concello. Ahora prevé poner contadores para controlar lo que se gasta, ya que tenían unos viejos e inutilizados.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/marin/2017/12/08/comunidades-aguas-colocan-contadores-vigilar-consumo/0003_201712P8C19911.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario