Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

domingo, 18 de febrero de 2018

Las comarcas de Pontevedra y Santiago ganan en una década el triple de habitantes que O Salnés



-Los municipios del área de la ciudad capitalina suman 124.618 habitantes, un 6 por ciento más que en 2007 -En la zona de Caldas había hace diez años más de 35.000 vecinos, frente a los 34.500 que tiene ahora


La población en Galicia sigue en caída libre, pero la comarca de Pontevedra es de las pocas que se libra de esta reducción, al lograr en la última década un incremento de un 6 por ciento en su número de habitantes, al pasar de 117.663 que tenía en 2007 a los 124.618 con los que cuenta en la actualidad.
No todos los datos en las Rías Baixas son igual de buenos, ya que en la comarca de O Salnés los nueve municipios ganaron habitantes durante la última década, pero en una proporción muy inferior a la de otras comarcas de más de 100.000 habitantes, como la de la capital de la provincia o la de Santiago de Compostela, que experimentaron un crecimiento mucho más acelerado.
Según los datos publicados ayer por el Instituto Galego de Estatística (IGE), O Salnés tenía en 2007 poco más de 108.000 habitantes, y el pasado año contaba con casi 109.700. Esto supone un incremento de en torno al 1,8 por ciento. Una cifra que es positiva, ya que las comarcas gallegas que han aumentado su padrón en la última década casi se cuentan con los dedos de las manos, pero que deja un sabor de boca agridulce si se tiene en cuenta que en otras comarcas el aumento es mucho mayor.


Se lleva la palma la de Santiago, que pasó en 10 años de los 155.000 vecinos de 2007 a más de 167.000. El aumento es por lo tanto de casi el 8 por ciento. También es bueno el dato de Pontevedra, comarca cuya población ha subido un 6 por ciento. Hace 10 años eran 117.600, y según el último registro del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017 ya eran 124.600.
Otra comarca que ha salido bien parada en los últimos años de la crisis demográfica gallega es la de A Coruña, que ha ganado 16.000 personas desde 2007, lo que significa una mejoría del 4,5 por ciento.
En cualquier caso, la comarca de O Salnés también sale bien parada de otras comparaciones. La comarca de Vigo ganó habitantes, pero solo un 1,4 por ciento. En 2007 tenía 409.600 vecinos, y el año pasado sumaba 415.500. Asimismo, son muchas las comarcas que han perdido población desde que estalló la crisis económica, incluso las de capitales de provincia, como las de Ourense o Lugo. Igualmente, el saldo es negativo en la comarca de Ferrol. El balance es negativo asimismo en territorios que están por debajo de los 100.000 habitantes, pero que son colindantes con la de O Salnés, como Barbanza y Caldas.
La comarca de Caldas tenía hace 10 años más de 35.000 vecinos, y ahora apenas supera los 34.500. Los datos son también poco alentadores en Barbanza, cuyos municipios tienen una tónica demográfica similar a los de O Salnés. Así, en 2007 sumaban a 66.700 personas empadronadas, medio millar más que en la actualidad.
Se mantiene la caída
Con independencia de que en el balance en el cómputo de la última década sea favorable, si se ahonda año a año en la evolución demográfica de O Salnés hay pocos motivos para la satisfacción. Así, por ejemplo, en 2017 la comarca arousana volvió a perder población -más de un centenar de personas-, en una caída que habría sido más acusada todavía de no ser por el buen dato que sí registró Vilagarcía.
Pero además, se da la circunstancia de que O Salnés lleva cinco años consecutivos perdiendo población. La última vez que los nueve municipios arousanos llegaron a 31 de diciembre con un saldo positivo fue 2012. Desde entonces, la demografía ha dado solo titulares preocupantes. Volver a superar la barrera de los 110.000 habitantes parece ahora una misión imposible, al menos a corto plazo. Una barrera que sí se superó entre 2010 y 2015. El mejor año, que fue el de 2012, se llegó a rozar los 111.500.
Aldeas despobladas
La población en O Salnés está muy diseminada. Aunque existe una cabecera clara, como es Vilagarcía, más de tres cuartas partes de los habitantes residen en localidades de tamaño medio, como pueden ser los centros urbanos de Cambados, Vilanova, Sanxenxo y O Grove, o en núcleos rurales. En estos últimos ya se está dejando notar el efecto del envejecimiento, pues el número de aldeas abandonadas o con menos de 10 vecinos se ha disparado en los últimos años.
Asimismo, hay municipios para los que el padrón es mucho más que una simple estadística. Es el caso de Meis y A Illa, que están en la cuerda floja, pues en caso de confirmarse el año próximo que están por debajo de los 5.000 habitantes bajarían un peldaño en las categorías que se hacen de los ayuntamientos según su población. A modo de ejemplo, los que tienen entre 5.000 y 10.000 habitantes disponen de una corporación de 13 concejales. Los de menos de 5.000, solo 11.

http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2018/02/17/comarcas-pontevedra-santiago-ganan-decada/1839579.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario