Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

domingo, 1 de julio de 2018

Un total de 6.000 vecinos abandonaron la comarca y solo seis municipios tienen saldo migratorio positivo


El municipio recibió el pasado año a más de 2.800 inmigrantes pero 2.442 pontevedreses dejaron la ciudad, el 93% de ellos a otros puntos de España -Marín encabeza el listado de los ocho concellos con balance negativo

Pontevedra registró el pasado año un resultado positivo en el balance entre inmigrantes que se asientan en la ciudad y pontevedreses que abandonan el municipio por razones laborales, estudios o de otro tipo. A lo largo de 2017 un total de 2.807 personas que residían en otros municipios gallegos y españoles e incluso en el extranjero decidieron empadronarse a orillas del Lérez, mientras que desde Pontevedra se marcharon 2.442 vecinos, lo que supone que llegaron 365 ciudadanos más de los que abandonaron la capital.
Así se pone de manifiesto en la evolución de las variaciones residenciales divulgado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), un estudio que revela que en los catorce concellos de la comarca el balance también es positivo por 252 personas, con 6.204 altas y 5.952 bajas. Sin embargo, la incidencia de estas variaciones es muy variada según el municipio del que se trate.
Así, son ocho los territorios con un balance negativo, con especial incidencia en Marín, donde 871 personas abandonaron ese municipio frente a las 669 que llegaron a él. Supone una preocupante diferencia, con 202 bajas más que altas. Los demás puntos con fenómenos similares son Ponte Caldelas, Cerdedo-Cotobade, A Lama, Cuntis, Moraña, Portas y Campo Lameiro.
Salvo Marín, todos los casos de balance negativo se producen invariablemente en el interior de la comarca, mientras que la zona litoral aún mantiene cierta pujanza a la hora de atraer inmigrantes, un fenómeno que estos días vive un episodio paralelo con la oferta de Pontevedra de acoger a los refugiados del buque Aquarius. Por el momento no se ha determinado si alguna de estas personas recalará finalmente en la ciudad.
Poio es, tras Pontevedra, el segundo municipio del entorno con mejor evolución de sus variaciones residenciales, ya que llegaron 159 ciudadanos más de los que abandonaron ese concello. En cambio, en Sanxenxo se observa un resultado muy próximo al equilibrio. También Caldas, Vilaboa y Barro registraron el pasado año más altas que bajas.
Siete grandes ciudades
En relación con las siete grandes ciudades gallegas, Pontevedra se sitúa en un término medio con un balance positivo de 365 altas más que bajas, mientras que Ferrol y Vigo presentan un resultado negativo. En el caso de la ciudad departamental se marcaron 174 vecinos más de los que llegaron y en la olívica fueron 9.473 los ciudadanos que abandonaron la urbe frente a los 7.896 que se asentaron en ella (-1.577). En A Coruña hay un balance a favor de 2.090 personas, en Santiago fue de 597, en Ourense de 432 y en Lugo, de 375, todas ellas con una población superior a la de Pontevedra.
El incremento de población del casco urbano de Pontevedra se explica en buena parte con este saldo migratorio positivo, dado que el crecimiento vegetativo no es favorable, con más fallecimientos que nacimientos. La ciudad se nutre de nuevos inquilinos llegados de todas partes de Galicia y de otras comunidades autónomas. Así, según datos del INE, de los algo más de 82.000 habitantes que tiene el municipio, en torno a un 57% habrían nacido también en el término municipal de Pontevedra. De hecho, casi un 20% del padrón son personas que residen en Pontevedra pero nacieron en un municipio distinto dentro de la misma provincia. Un 8,2% son nacidos en cualquiera de las otras tres provincias gallegas y que ahora residen en la ciudad del Lérez y un 6,7% son españoles nacidos fuera de Galicia.
Por último hay que contabilizar también a un total de 6.815 personas, un 8,2% del total de la población, que nació en el extranjero pero no tienen por que no ser españoles sino que muchos son emigrantes que han decidido retornar. Esto se detecta cuando se analiza el país de nacimiento de los residentes en la ciudad (que no la nacionalidad).
En este caso destaca, por ejemplo que uno de los lugares de nacimiento más común de los pontevedreses nacidos en el extranjero es Venezuela (un total de 734 personas) lo que demuestra que se ha producido un retorno importante de emigrantes españoles en ese país con sus descendientes. Tan solo Brasil supera esta cifra con 769 residentes en Pontevedra que nacieron en este país.


https://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2018/06/27/total-6000-vecinos-abandonaron-comarca/1918627.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario