Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

martes, 21 de agosto de 2018

La accidentalidad en lo que va de año sube un 35% al triplicarse los fallecidos en julio


Uno de cada tres era motorista y la cuarta parte, peatones víctimas de un atropello


Julio fue un mes negro en las carreteras gallegas al registrar 13 fallecidos en accidentes de tráfico, la cifra más alta en lo que va de año y el triple que los cuatro en el mismo mes en 2017. Junio, con una víctima mortal menos que el mes pasado, ocupa el segundo puesto en siniestralidad. El repunte de los desplazamientos en verano con las distintas operaciones salida y retorno por vacaciones y más de 8,9 millones previstos para julio y agosto inciden en un repunte de los muertos en las red viaria gallega, pese a que las condiciones de conducción sean más complicadas en invierno por la menor visibilidad y las inclemencias meteorológicas. Desde principios de año, medio centenar de personas perdieron la vida en las vías de la comunidad, un 35% más respecto a los 37 contabilizados entre enero y julio del año pasado.
Las estadísticas de marzo -coincidiendo con la Semana Santa- y de junio y julio rompen la tendencia descendente del resto de meses. Además, son los tres meses que con mayor número de fallecidos en siniestros de seguridad Vial. Así, marzo copa el pódium después de julio y junio, al duplicar la cifra de muertos pasando de cuatro a ocho. La otra cara de la moneda la representó abril, el único mes sin fallecidos y con una caída considerable en comparación a los cuatro muertos del ejercicio anterior. En el resto de meses, la cifra de víctimas mortales se mantuvo estable frente a 2017 en enero con cinco fallecidos y en mayo con siete. El balance, por tanto, es negativo pese a que el año arrancó con un 30% menos de muertes en enero con un total de cinco casos.
Los siniestros con motocicleta en Galicia el último lustro en las vías gallegas dejan un saldo de 76 fallecidos, 15 de ellos el año pasado. Junto con los peatones son uno de los colectivos más vulnerables en la carretera y, sobre todo en verano, cuando debido al buen tiempo salen a la calle miles de vehículos motorizados. La tercera parte de los fallecidos en accidentes de tráfico el año pasado eran precisamente motoristas: un hombre de 41 años que murió en la avenida de San Cristóbal de A Coruña al perder el control de su moto, otro de 51 años al impactar con una barrera de hormigón en Vigo, un tercero que perdió la vida cuando regresaba de una concentración motera de la localidad ourensana de Maceda y un septuagenario fallecido en Mos (Pontevedra) al caer de la moto tras una indisposición. Otra cuarta parte de los muertos la representan los atropellos con tres casos en Mondariz, Marín y A Chapela. Los mayores de 65 años son los que más sufren este tipo de siniestros y, de hecho, los tres fallecidos por esta causa en julio tenían edades comprendidas entre los 77 y los 89 años.
También destaca la elevada accidentalidad en el otro extremo de la pirámide poblacional. Así, de los 13 muertos en las carreteras gallegas en julio, cinco -casi el 40%- tenían menos de 30 años, entre ellos un menor que perdió la vida en un choque en Ortigueira. Se trata del accidente mortal de un joven de 27 años que volcó su vehículo en Coristanco, otro de Trazo de 28 años que falleció tras colisionar con un camión, un conductor de 25 años que chocó con un árbol en Mesía y una joven de 20 años que perdió la vida en Barro tras una colisión fronto-lateral.
En cuanto a la primera quincena de agosto la Dirección General de Tráfico (DGT) contabilizó 70 fallecidos en toda España, un 20% más que en el mismo periodo del año pasado. En Galicia se registró una víctima mortal en las carreteras gallegas al fallecer un hombre al caer su coche por un desnivel en Arbo.

https://www.laopinioncoruna.es/galicia/2018/08/18/accidentalidad-ano-sube-35-triplicarse/1320185.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario