Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

miércoles, 19 de septiembre de 2018

El fútbol sin los modales de Cristiano




Cristiano Ronaldo o Neymar son ídolos mundiales. Millones de niños y jóvenes les idolatran. Compran sus camisetas, imitan sus gestos, copian sus peinados, sueñan con llegar a jugar como ellos. Pero las grandes estrellas del fútbol mundial no siempre son un ejemplo a seguir para sus admiradores. El Armenteira y el Barro son dos clubes vecinos que quieren para sus hijos un fútbol más sano y deportivo, sin riñas entre los jugadores ni entre los padres.
Futbolistas de élite que intentan engañar a los árbitros y que terminado el partido se pasean en deportivos de lujo a 200 kilómetros por hora. Padres que insultan de forma grosera a los árbitros al tiempo que chillan a sus hijos que corran al desmarque... El fútbol moderno está lleno de ejemplos poco edificantes para los niños y adolescentes, que a menudo se miran en el espejo de deportistas como Cristiano Ronaldo o Neymar, cuestionados más de una vez por su comportamiento dentro y fuera del terreno de juego. Y la agresividad que muchos padres muestran en las gradas de los campos no les ayudan a entender que el deporte no se acaba en el eterno dilema de ganar o perder.
El Barro y el Armenteira son dos clubes de fútbol vecinos e históricamente bien llevados. Ayer, sus equipos infantiles (de 11 a 13 años) disputaron en el campo municipal de Mosteiro (Meis) un encuentro amistoso muy especial, porque era el primer "Partido polo respecto, a irmandade e a tolerancia". "Queremos fomentar estos valores entre los chicos y entre todos los que formamos la comunidad del club, directivos, padres...", explica Jorge Dávila, uno de los directivos del Armenteira.
Dávila es consciente de que el fútbol es hoy en día un deporte muy manchado por la fama de excesivamente competitivo, y por el supuesto fomento de valores poco respetuosos con los rivales. Un ejemplo de ello son los insultos y hasta las peleas de los padres, que rara vez se ven en el baloncesto, el balonmano o el rugby. Jorge Dávila afirma que "eso es algo que siempre existió, pero que no conseguimos erradicar del todo. Ya lo había cuando yo jugaba, con la diferencia de que ahora los padres van más al campo. Sí que hay padres que interfieren mucho en la labor de los árbitros, de los entrenadores y hasta de los jugadores. Muchas veces, incluso confunden a sus propios hijos".
Dávila plantea que "en el fútbol son especialmente acusados ese tipo de comportamientos, porque se trata de un deporte de masas, y muy visceral, y en el que se grita mucho". Y, aunque no le guste, cree que no será sencillo extirpar del todo esas escenas de bochorno protagonizadas por padres violentos. "Es difícil luchar contra eso porque son valores que están en la sociedad".
Precisamente, para intentar cambiar un poco las cosas para mejor nació el partido de ayer. Uno de los promotores es el Armenteira, que la temporada pasada ya se dio a conocer a nivel estatal porque su equipo juvenil se metió adrede un gol en propia meta. "Estábamos jugando con el San Martín, y en un lance del partido dos jugadores suyos chocaron entre ellos y quedaron tendidos en el campo. Pero nuestros chavales siguieron porque no escucharon al entrenador decirles que parasen, y metieron un gol. Después, el entrenador les ordenó meterse un gol para compensar lo sucedido", rememora Dávila.
"A consecuencia de ese gol nos empataron. Pero esos dos puntos que perdimos no valían para nada, y en cambio ese ejemplo de compañerismo es algo que los chicos siempre recordarán".
El encuentro de ayer empezó con los dos conjuntos saltando al césped y portando entre todos una gran pancarta con el lema "Con respecto gañamos todos". Después se intercambiaron camisetas y regalos conmemorativos, y jugaron el partido, que ganó el Barro por ocho goles a cuatro. Al terminar, hubo una foto de familia con todos los futbolistas juntos. "El deporte es una forma de educar y de difundir valores. Más que ganar, perder o competir, lo importante es aprender", sentencia el directivo del Armenteira, que confiesa que el deseo de los dos clubes es que esta iniciativa arraigue en el calendario y que se convierta "en un clásico".



https://www.farodevigo.es/portada-arousa/2018/09/17/futbol-modales-cristiano/1962823.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario