Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

martes, 22 de mayo de 2018

Más de 23.500 vecinos de la comarca, el 70% en la ciudad, padecen el ruido del tráfico de la AP-9




Fomento deja en manos de Audasa la instalación de barreras acústicas pese a que el tramo de Mollabao figura en los "planes de acción" desde hace años -El problema afecta a Pontevedra, Poio, Caldas, Vilaboa, Barro y Portas



Hace más de 25 años, desde 1992, que la autopista circunvala a la ciudad desde O Pino hasta el nudo de Bomberos, pero en estas dos décadas y media apenas se han ejecutado mejoras en su trazado, entre ellas la instalación de medidas contra la contaminación acústica, que es especialmente molesta en varios tramos de la AP-9 por la ciudad y su entorno, sobre todo en el puente sobre la ría en Mollabao, así como en la zona de A Barca y A Puntada, en Poio.
Con casi 45.000 vehículos diarios que utilizan ese recorrido libre de peaje sobre la ría, son alrededor de 16.400 los vecinos del municipio los que soportan un exceso de ruido por el tráfico de la AP-9 en lugares como Mollabao y Salcedo. Los pontevedreses suponen el 70% de las personas que residen cerca del vial en toda la comarca que padecen esta contaminación.
Según un estudio elaborado hace unos años por la propia concesionaria, Audasa, Esta elevada cifra de tráficos significa un notable origen de ruidos, según se detalla en un estudio encargado por la propia empresa concesionaria sobre este problema. El documento detalla que en Pontevedra, Poio, Caldas, Portas y Vilaboa, existen unas 23.700 personas afectadas por un exceso de decibelios: 16.400 en el municipio capitalino, otros 2.400 en Poio, 4.200 en Vilaboa, 300 en Caldas, otras 300 en Portas y cien en Barro, con ruidos mínimos de 55 decibelios y que en cien casos superan los 75.
Pese a ello, en ninguno de los tramos más urbanos se han colocado barreras acústicas, ni siquiera en el de Mollabao, el único de la comarca que forma parte desde hace años de los "planes de acción" de Fomento. De hecho, el ministerio deja en manos de Audasa la adopción práctica de estas medidas.
En una reciente respuesta en el Congreso, el ministerio subraya que "las evaluaciones acústicas realizadas en los Mapas Estratégicos de Ruido corresponden a unas determinadas condiciones de cálculo, especialmente en casos de topografías o entornos de la carretera complejos. Tras los resultados, el tramo de 250 metros en Mollabao "ha sido incluido como zona de actuación dentro del Plan de Acción Contra el Ruido en los Grandes Ejes Viarios (Fase II) de las carreteras de la Red del Estado en régimen de concesión, que ha sido elaborado por el Ministerio de Fomento y que fue sometido al Trámite de Información Pública".
Asegura este departamento que "tiene el máximo interés en avanzar en las soluciones para los problemas del ruido y por ello ha elaborado Mapas Estratégicos y Planes de Acción Contra el Ruido" y añade que "la propuesta de actuaciones concreta deberá ser definida y detallada en los proyectos que desarrollarán el citado Plan de Acción. En el caso de la autopista AP-9, la ejecución de actuaciones correspondería a la sociedad concesionaria, previa aprobación por parte del Ministerio de Fomento, sin perjuicio de la responsabilidad que pudiera corresponder a otras administraciones o agentes relacionados con la ejecución de las citadas medidas".
El estudio elaborado en su día por Audasa no precisaba tramos concretos de molestas acústicas, si bien sí admitía que "a la altura de la localidad de Pontevedra, el eje viario discurre próximo a numerosas edificaciones, en su mayoría bloques de edificios de varias alturas. En el paso de la autopista por la ciudad cabe destacar la presencia del viaducto sobre la ría, de una longitud aproximada de 700 metros desde el que se observan las edificaciones situadas a la misma cota o ligeramente inferiores de la calzada".
Las cifras de circulación de este tramo de la AP-9 en el casco urbano de Pontevedra (alrededor de 45.000 coches diarios) suponen más del doble de tráfico que la media de toda la autopista gallega que, según la propia Audasa era de unos 21.000 coches en 2016. El tramo Pontevedra norte-Pontevedra sur es gratuito y funciona como una circunvalación del casco urbano, de ahí su alta utilización, que desemboca en ocasiones en retenciones en sus salidas, especialmente en la del nudo de Bomberos, pendiente de reforma desde hace seis años pero que aún acaba de entrar ahora en los Presupuestos del Estado.

http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2018/05/19/23500-vecinos-comarca-70-ciudad/1894507.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario