Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

lunes, 16 de octubre de 2017

Despistes y GPS llevan a peregrinos a lugares insólitos

Es frecuente ver a caminantes por la carretera a Vilagarcía pese a que por ahí no pasa ninguna de las rutas a Compostela

El refrán dice que todos los caminos llevan a Roma. Pero hay quien, mochila al hombro, aplica el cuento a Santiago. Cierto es que en los últimos años, a mayores del Camino Portugués tradicional, ese que arranca en tierras lusas y llega a Compostela pasando por Pontevedra, Caldas, Barro, Valga y Pontecesures surgió la Variante Espiritual, que va por Poio, Meis y Vilanova, con el monasterio de Armenteira como punto neurálgico. Y que, rizando el rizo, incluso surgió una variante de la variante, llamada Ruta del Padre Sarmiento, que rememora el viaje que hizo el fraile en 1745 y que pasa por las rías de Pontevedra y Arousa. Pero, más allá de eso, hay quien se saca de la manga nuevos itinerarios. No lo hacen de forma premeditada. Simplemente, se pierden. ¿Por qué? Las rutas jacobeas, en principio, están sobradamente señalizadas, con las inconfundibles flechas amarillas. No hace falta más que seguir una de ellas, incluso las más jóvenes como la Variante Espiritual, para darse cuenta. Así que las confusiones parecen tener su razón de ser en los despistes y también en los GPS, que con tanto Camino se pierden.
No son uno ni dos, sino bastantes más, los peregrinos que día tras día acaban en vías como la carretera PO-531, la que va desde Pontevedra a Vilagarcía. ¿Qué hacen ahí, si por ese vial no pasa ninguna ruta? Se despistan en dos puntos. El primero, en las cercanías de las marismas de Alba, donde en vez de tirar hacia el Ponte das Cabras, que es donde se bifurcan el Camino Portugués tradicional y la Variante Espiritual -tal y como informa un enorme letrero- se meten hacia la rotonda de O Vao y acaban en la PO-531. Y pasa lo mismo un poco más adelante. Se despistan tras pasar el puente sobre el río Rons, donde en vez de torcer a la derecha e ir hacia O Castrado, tal y como indican las flechas, tiran de frente y acaban de nuevo en la carretera hacia Vilagarcía.

En Combarro
También hay un buen número de confusiones, pese a la señalización, al llegar a Combarro, por donde pasa la Variante Espiritual. De hecho, en algunos foros de Internet se da cuenta de esta circunstancia. Lo que ocurre es que, en vez de tomar la subida hacia Armenteira hay quien sigue hacia Sanxenxo por la concurrida y peligrosa PO-531, hasta que preguntan y ven que por ahí no llegarán al monasterio.
¿Por qué hay tantos despistes? Hay teorías para todos los gustos. Muchos peregrinos, tal y como reconocen, caminan mirando el móvil y no se fijan en las flechas. Otros ponen en el GPS el nombre del hotel o albergue, y no se fijan en que la ruta que les pone es para ir a pie y no en coche.

«Si en 50 metros no hay una flecha amarilla, es que no se va bien», advierte Tino Lores

Seguramente haya algunas, pero es casi imposible encontrar a personas tan apasionadas con la ruta jacobea que pasa por las comarcas de Pontevedra y Arousa como Tino Lores, presidente de la asociación Amigos del Camino Portugués de Pontevedra. A él cualquier problema que haya con los peregrinos le parece importante. Ayer, al preguntarle por los extravíos, señalaba: «Es cierto que yo también me encontré a unos peregrinos por la carretera de Vilagarcía y me quedé extrañado porque iban como muy seguros, cuando en realidad no iban bien. No pude parar el coche pero fue algo que me preocupó. La verdad es que tenemos todas las rutas bien señalizadas, son sus pertinentes flechas, pero aún así las repasaremos, claro que sí. Y si en algún punto hay que poner un cartelón enorme para evitar despistes pues se pone», sentenció. Luego, dio un consejo: «Si en 50 metros no hay una flecha amarilla es que no se va bien, porque lo tenemos todo marcado».
Tino Lores indicó que en cierta medida es lógico que cada vez haya más despistes porque también el número de peregrinos es cada vez más potente. De hecho, dijo que este fin de semana habrá una avalancha de caminantes porque en Portugal hay un puente festivo. En esa misma línea habló ayer el Concello de Poio. La concejalía de Turismo en confirmó la importancia de la variante espiritual como puntal turístico. Tras precisar que los principales puntos de interés para los visitantes siguen siendo Combarro y el monasterio, desde el Concello resaltaron que en los meses verano fueron contabilizados cerca de medio millar de caminantes.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/arousa/pontecesures/2017/10/04/despistes-gps-llevan-peregrinos-lugares-insolitos/0003_201710A4C1997.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario