Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

martes, 30 de enero de 2018

Hacienda remata la inspección de todo el municipio para aplicar este año su regularización del Catastro


Un proceso para destapar edificaciones ocultas al fisco

Una empresa "peinó" durante los últimos cuatro meses el territorio local, en especial las parroquias en busca de inmuebles no declarados -El último tercio de 2018, calendario previsto para disponer de las nuevas altas


La controvertida regularización catastral emprendida en 2013 por el Ministerio de Hacienda en toda España está un paso más cerca de ser aplicada en Pontevedra. La empresa contratada por el Catastro para realizar una exhaustiva inspección de todo el municipio con el fin de localizar inmuebles hasta ahora ocultos al fisco ya ha concluido su trabajo de campo, después de unos cuatro meses de revisiones.
Esta labor será ahora objeto de análisis por parte de la Dirección General del Catastro y después comenzará el periodo de notificación y alegaciones de los afectados, propietarios en buena parte de instalaciones de carácter agrícola que hasta el momento estaban exentas de figurar en estos padrones impositivos, pero también de otras ampliaciones o inmuebles no declarados. La previsión es que la nueva regularización, que implica aumentos de los recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), este en vigor en el último trimestre de este año.
Este proceso ya fue objeto de polémica en algunos de los ocho municipios de la comarca ya inspeccionados (Campo Lameiro, Moraña, Ponte Caldelas, Caldas, Marín, Vilaboa, Poio y Portas) y la inspección, a base de vuelos con drones y trabajos de campo, se programó en estos meses en Pontevedra, pero también en Sanxenxo, Barro, Cotobade, Cuntis y A Lama, con lo que concluiría una campaña en toda la provincia que comenzó hace al menos cuatro años.
Ampliaciones de viviendas, piscinas, garajes y otros inmuebles nunca declarados, así como graneros, galpones, gallineros y otros locales de uso agrícola son el objetivo de los vuelos fotográficos que Hacienda llevó a cabo en las últimas semanas y que en otros municipios fueron objeto de recursos y protestas vecinales ya que a cada uno de los propietarios revisados se les cobra de oficio una tasa de 60 euros y después, los atrasos o impuestos pendientes de liquidación.
Podemos Pontevedra celebró ayer una charla informativa para todos los afectados interesados después de constatar la "visita" en los últimos meses a varias parroquias del rural por parte de los técnicos catastrales, un recorrido que "generó inquietudes y dudas" sobre esta regularización. Esta formación sostiene que desde la dirección del Catastro "nos informan de que está prevista la llegada de la aplicación de la nueva normativa para el tercer trimestre de 2018. Dos arquitectos pudieron ayer aclarar las dudas de los asistentes a la charla, que contó también con la presencia del diputado de En Mareas en el Parlamento gallego Marcos Cal.
La regularización afecta a construcciones tanto urbanas como rústicas y los últimos datos oficiales del Catastro, divulgados hace casi un año (en abril pasado), indicaban que en toda la provincia las inspecciones ya habían localizado al menos 13.000 inmuebles de este tipo en 16 concellos, tres de ellas en la comarca de Pontevedra. Se trataba de Campo Lameiro, Moraña y Ponte Caldelas, todos ellos revisados antes de diciembre de 2014. En estos tres territorios se descubrieron 2.153 edificaciones irregulares (una media de 717 por concello), sobre todo en el ámbito urbano y divididas en cuatro categorías: nuevas construcciones, ampliaciones y rehabilitaciones, reformas y cambios de uso y piscinas.
En otros dos municipios, Caldas y Marín, los trabajos de campo ya concluyeron hace más de un año, en abril de 2016 pero el Catastro aún no ha divulgado los resultados definitivos, como tampoco en Vilaboa, donde la campaña concluyó en abril de 2017. Por su parte, en Poio y Portas finalizó el 30 de julio.
Esta regularización, al margen de los 60 euros por inmueble que hay que pagar como tasa de inspección, incide directamente en lo que cada contribuyente paga en el Impuesto de Bienes Inmuebles. Hasta ahora, el aumento directo en los tipos del IBI y la posibilidad de aplicar una actualización exprés en los valores de los inmuebles sobre los que se calcula este impuesto han implicado un aumento de ingresos en los concellos ya revisados, así como con la búsqueda de bienes ocultos o reformados.
Este proceso, conjunto para las categorías rústicas y urbanas, se hace notar con más incidencia en el bolsillo de los vecinos del rural ya que las construcciones ligadas a explotaciones agrarias, ganaderas o forestales pasaron de tener un valor cero a pagar entre el 0,3 y el 0,9% en el Impuesto de Bienes Inmuebles.

http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2018/01/27/hacienda-remata-inspeccion-municipio-aplicar/1827164.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario