Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

jueves, 4 de enero de 2018

El padrón baja en 12 de los 14 municipios de la comarca, que cierra el año con 188.993 vecinos


En el último año solo Pontevedra y Cerdedo-Cotobade mejoran resultados -La caída global es de más de 550 personas -El declive, habitual en Marín, llega también a Poio y Sanxenxo


La comarca de Pontevedra comenzará 2018 con una cifra oficial de población de 188.993 habitantes, un padrón que incluye por vez primera al fusionado municipio de Cerdedo-Cotobade. Pese a que se añaden los 1.700 vecinos del primero de esos anteriores concellos, el censo que acaba de certificar el Instituto Nacional de Estadística (INE) supone un descenso con respecto al ejercicio anterior que se cifra en 556 personas.
La caída no es especialmente alarmante, sobre todo si se tiene en cuenta que apenas supone un retroceso de 1.200 personas cuando se compara con la situación demográfica de hace una década, pero sí cobra más dramatismo al comprobar que es únicamente la capital, el municipio de Pontevedra, la que se resiste a un fenómeno de pérdidas de población que se generaliza en toda Galicia. Cierra el año con 82.671 habitantes, 122 más que en 2016 y casi dos mil por encima de los 80.749 vecinos de una década atrás.
Municipios que en la última década se han caracterizado por su pujanza demográfica, como Poio y Sanxenxo, experimentan por vez primera una caída de su número de empadronados. No es excesiva (30 en el primer caso y 73 en el segundo) pero sí puede suponer una luz de alarma en una comarca que hasta el momento mostraba mejor evolución que el global gallego.
Descensos
De los catorce municipios que conforman el territorio de Pontevedra, doce entran en 2018 con menos padrón que este año que hoy finaliza. Se trata de Barro, Caldas de Reis, Campo Lameiro, Cuntis, A Lama, Marín, Moraña, Poio, Ponte Caldelas, Portas, Sanxenxo y Vilaboa.
Además de Pontevedra, tan solo Cerdedo-Cotobade muestra un censo algo más alto, de 56 personas más (un total de 6.107 frente a las 6.971 del año anterior) un aumento llamativo si se tiene en cuenta que ambos municipios, por separado, sufren una sangría demográfica constante desde hace años.
Uno de los casos más preocupantes es el de Marín. Pese a su emplazamiento, a medio camino entre Pontevedra y Morrazo y con un puerto que no deja de crecer en tráfico de mercancías, este municipio cierra 2017 con 24.637 habitantes, 241 menos que doce meses antes, pero aún empeora la situación si se compara con el padrón de 2008. Hace una década, Marín llegaba a 25.879 residentes, 1.242 más que ahora, lo que supone una pérdida media ininterrumpida de casi 125 personas al año.
También es elevada la caída demográfica de A Lama, con 109 habitantes menos y un padrón total de 2.478 habitantes, mientras que Campo Lameiro queda en 1.867 (-27), Cuntis certifica 4.750 (-44), Moraña tiene 4.246 vecinos (-67), Ponte Caldelas otros 5.562 censados (-11) y Portas suma 3.016 personas (-40). Todos ellos acumulan descensos constantes desde 2008. Tampoco mejora Caldas, que hace diez años tenía 9.975 habitantes y ahora cuenta con 9.825, cinco menos que en 2016.
La capital acumula en cambio ascensos casi permanentes en estos diez años, algo que ocurría también, con algunos altibajos, en Barro, Poio, Sanxenxo y Vilaboa. Todos ellos tienen ahora más residentes que en 2008, pero 2017 ha supuesto una pérdida demográfica en todos ellos, lo que acreciente el clima de pesimismo en toda la comarca al fallar este año algunos de sus anteriores "puntales" en este apartado.
Poio y Sanxenxo
Barro pierde 47 residentes y se queda con un censo de 3.699 vecinos (aún así, 201 más que hace diez años), mientras que Vilaboa cae a 6.023 habitantes (-20) pese a tener 88 inscritos más que hace una década. Mucho más llamativos son los casos de Poio y Sanxenxo. El primero de estos municipios tenía en 2008 un total de 15.842 vecinos y ahora son 16.871, pero en los últimos doce meses ha perdido 30, algo hasta ahora inusual en un concello que se ha beneficiado de los precios de la vivienda, más bajos que en la vecina Pontevedra del tirón de la inmigración hacia la capital.
Por su parte, Sanxenxo mantiene a lo largo de la década una cierta estabilidad en torno a los 17.200 residentes. Hace una década eran 17.216 y el INE certifica ahora prácticamente lo mismo, 17.241, pero a lo largo de este ejercicio se produjo una pérdida de 73 vecinos.
De este modo, la comarca se queda en 188.993 residentes, que se reduciría a unos 187.300 si se excluye el censo de Cerdedo, incorporado este año por vez primera por Estadística. Sin ese municipio, la comarca contaba en 2008 con 187.817 residentes, una cifra muy similar a la actual.


http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2017/12/31/padron-baja-12-14-municipios/1812643.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario