Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

sábado, 18 de marzo de 2017

Albariño con brillos de Swarovski a 500 euros




Un Rías Baixas de Barro consigue convertirse en marca de lujo con botellas adornadas como joyas

Para los amantes del buen vino, beber un Rías Baixas es un regalo para los sentidos, y si además lo sirven en una botella adornada con cristales de Swarovski, se convierte en un lujo. La bodega Leonor ha logrado erigirse como la primera de la denominación de origen Rías Baixas en obtener el sello de la Asociación Española del Lujo por haber convertido sus botellas en auténticas joyas. En la industria del vino, además del contenido, que por supuesto, cada vez se valora más el continente, y Rita Silva ha logrado hacer de una simple botella una pieza de colección.
En el 2015 decidió convertirse en bodeguera y lo hizo buscando la diferenciación. Albariños hay muchos, pero ninguno brilla como el suyo. El más exclusivo lo presenta en una botella que lleva engarzados cuatrocientos cristales de Swarovski sobre el vidrio, y cuesta 500 euros. «Preparar una de estas botellas me lleva un día de trabajo, está hecho a mano cien por cien, es un trabajo artesano y hecho con mucha pasión», explica la empresaria. Le sigue, por caché, una botella de 300 euros, que incluye en el cuello una filigrana con motivos de hojas de parra, que se puede reutilizar como servilletero. La gama incluye modelos a precios de 120 y 45 euros, que también brillan, pero un poco menos.

Emiratos Árabes y China
Estos últimos están destinados a la alta restauración y a establecimientos de gama media-alta, como paradores y clubes de golf. Y si un caprichoso con una cartera bien provista quiere su propio diseño, Rita Silva se lo hace a la carta, a gusto del consumidor.
Los Rías Baixas Leonor con precios de tres dígitos solo han encontrado compradores, de momento, en el extranjero: Emiratos Árabes, Holanda y China. La empresaria también está en contacto con distribuidores de la costa mediterránea, de Ibiza y de Mallorca, y está cerrando su presencia en varios eventos con el fin de promocionar su producto en España. El más inmediato será en abril en Madrid, con motivo de una gala benéfica de Eva Longoria, en la que se dará cita la flor y nata de la Asociación Española del Lujo, que preside la princesa Beatriz de Orleans. Para esta ocasión tan especial, vestirá unas cuantas botellas ad hoc valoradas en mil euros.
Rita Silva quiere abrirse camino en la industria del lujo, aunque sus orígenes son humildes. «Yo me crie pisando uvas tintas, mis abuelos vivían del campo y de las vacas». Habla de su niñez en una finca situada en Curro (Barro), donde a lo largo de este año espera abrir su propia bodega, pues, por ahora, debe recurrir a una instalación de terceros para poder elaborar su propio vino. «Antes de meterme a montar mi bodega quería probar».
Su abuelo Sindo se murió en el 2015 con la angustia de que nadie de la familia iba a seguir trabajando sus viñas, según relataba ayer Rita Silva. Pero ella no dejó que su legado desapareciera y, en seis meses, puso en marcha un proyecto que lleva el nombre de su bisabuela Leonor.
De aquella apuesta salió una primera añada de diez mil botellas, etiquetadas con el sello de Marta Lojo y con un vino procedentes de cepas con solera; son viñas con medio siglo de historia, que producen un caldo «muy elegante, muy afrutado y con poca acidez», según explica la empresaria.
Rita Silva acaba de estrenarse como bodeguera pero su relación con el albariño no es nueva. En su día dio la campanada elaborando su propia línea de cosmética de albariño, pero aquella experiencia no resultó todo lo bien que esperaba y decidió continuar en el negocio de la uva desde otra vertiente. Tenía la materia prima, tenía la idea y tenía las ganas de emprender, y así nació el Rías Baixas más lujoso del mercado. «Para mí es una satisfacción porque la asociación me seleccionó sin que yo hubiera solicitado todavía la marca», explica.
Rita Silva presentó ayer sus flamantes productos en el Parador de Cambados de la mano de la alcaldesa, Fátima Abal, a la que conoció en uno de los actos que organiza el Centro de Información a Muller (CIM) para promover la cultura emprendedora. «Me gusta ayudar a las mujeres emprendedoras», apuntó a regidora. Y para Rita, emprender ha sido sencillo. «Parece que era mi destino», señala.


http://www.lavozdegalicia.es/noticia/arousa/cambados/2017/03/18/albarino-brillos-swarovski-500-euros/0003_201703A18C12991.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario