Voz de Barro

Síguenos en twitter

O tempo en Barro

Tiempo en Barro

domingo, 10 de enero de 2016

Caldas sigue en guardia ante un Umia que no se desbordó por medio metro

Parque de Barosa, Barro.



La crecida del Umia causó ayer inundaciones en zonas muy concretas del casco urbano de Caldas de Reis. La regulación que se hizo del embalse de A Baxe y el muro de contención de la margen derecha del río -levantado en el 2001- evitaron consecuencias mayores. No obstante, el nivel del cauce alcanzó a media tarde los 4,40 metros de altura. Los efectos son muy importantes cuando se rebasan los cinco metros, de ahí la preocupación que mantienen tanto el Concello como los servicios de emergencia ante la previsión de nuevas lluvias fuertes para este domingo.
Las intensas precipitaciones acumuladas desde el lunes, y que solo ayer por la tarde dieron una tregua, volvieron a encender la controversia sobre la presa de A Baxe. Este episodio adverso pilló al embalse con una ocupación del 57 % tras un otoño bastante seco. Algunos vecinos afirmaron que las consecuencias habrían sido otras con la presa llena. Augas de Galicia indicó que la infraestructura hidráulica sigue aliviando agua por las compuertas de coronación y a través de los desagües de fondo. La finalidad, según apuntaron desde la Consellería de Medio Ambiente, es «vaciar lo máximo posible su nivel, sin causar afecciones, de manera que tenga resguardo para las próximas lluvias».
La tromba que cayó a las 6.30 horas obligó a la Policía Local a cortar al tráfico la calle Carlos García Bayón, que no estuvo transitable hasta las 11. El agua dejó sin servicio el párking del supermercado Froiz de la calle Juan Fuentes, que se cerró al público a las 15 horas. Protección Civil y los Bombeiros do Salnés trataban de achicar el metro y medio de agua del interior del estacionamiento con varias bombas. También entró el agua en un bajo situado al lado de la cafetería Termas y anegó la taberna O Muíño. Una gran bolsa a punto estuvo de cortar la carretera Caldas-Portas en Ponte Chaín.
Por su parte, en Poio se desbordaron dos pequeños regatos que inundaron el entorno de la plaza de Arís y las inmediaciones de la iglesia de San Bernardo, en Combarro. El temporal provocó una gotera en el colegio Isidora Riestra que, en todo caso, no influyó en el desarrollo de la jornada lectiva y, de hecho, los operarios municipales tenían previsto solventar este problema entre la tarde de ayer y la jornada de hoy. De igual modo, se produjeron cortes puntuales del suministro eléctrico en distintos puntos del municipio, caso de Campelo y Fragamoreira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario